Quince inmigrantes de origen subsahariano han llegado a Melilla a bordo de una patera, la segunda que arriba a la ciudad en menos de 24 horas.

Según han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno, la embarcación con los quince inmigrantes, entre los que había una mujer menor de edad, ha llegado al puerto comercial de la ciudad hacia la 01.45 horas.

Los inmigrantes han desafiado las condiciones adversas del mar, ya que la ciudad autónoma se encuentra desde ayer en alerta amarilla por fuertes vientos que han alcanzado rachas de hasta 100 kilómetros por hora.

Horas antes de la llegada de esta patera, sobre las 06.30 horas del domingo, la Guardia Civil rescató otra embarcación en aguas de Melilla con 32 inmigrantes a bordo, que arremetieron contra los agentes del instituto armado que acudieron en su auxilio.

La presión migratoria sobre Melilla es extrema, tanto por tierra como por mar, ya que la ciudad autónoma ha vivido en las últimas semanas varias asaltos a la valla, así como entradas en patera y en doble fondos de vehículo e incluso en el interior de una maleta.

El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) vive una situación complicada, ya que se encuentra casi al triple de su capacidad, lo que ha obligado a instalar distintas tiendas de campaña para dar cobijo a los últimos subsaharianos que han entrado.