La elección de Nerea Llanos como secretaria general en sustitución de Iñaki Oyarzábal pretende zanjar la tensión vivida durante el último mes en el PP vasco, que hoy ha cerrado filas para apoyar al nuevo equipo de la presidenta Arantza Quiroga, consensuado con el conjunto de la dirección.

Nerea Llanos, de 46 años y licenciada en Derecho, lleva casi veinte años en política en puestos destacados, pero siempre en un segundo plano y en Bizkaia, donde ha sido concejala en Galdakao y apoderada en las Juntas Generales. El salto al Parlamento Vasco lo dio en la actual legislatura.

Tras semanas de incertidumbre y a falta de solo un día para que se celebre el Congreso Regional del PP en San Sebastián, esta tarde Quiroga ha comparecido en Vitoria acompañada por los presidentes del PP en los tres territorios, Antón Damborena de Bizkaia, Alfonso Alonso de Álava y Borja Sémper de Gipuzkoa, así como por el secretario general saliente, Iñaki Oyarzábal.

Quiroga ha dicho que la nueva dirección cuenta con el respaldo de toda la organización del PP vasco y será la encargada de afrontar los retos políticos en los próximos años.

"Un equipo capacitado, experimentado y comprometido con la sociedad vasca e ilusionado con el reto de aportar al desarrollo y el bienestar de Euskadi con una alternativa clara", ha manifestado.

Ha explicado que el proyecto del PP vasco es ya una realidad de gobierno en Álava y aspira también "a crecer y ser una alternativa de gobierno en Bizkaia, Gipuzkoa y en todo el País Vasco".

Al ser preguntada si se siente desgastada tras estas semanas de tensión, Quiroga ha respondido que lo importante es "poner en valor este acuerdo".

"Este partido ha demostrado que está a la altura de las circunstancias. Hemos sido todos responsables. Me quedo con este acuerdo que ha sido posible gracias al esfuerzo de todos y a partir de aquí lo que tenemos que hacer es trasladar a la sociedad vasca cuáles son nuestras propuestas", ha reiterado.

La "fumata blanca" ha llegado hoy, como ha vaticinado Quiroga esta mañana al ser preguntada si a lo largo del día se conocería el nombre del nuevo secretario general.

El acuerdo ha sido posible tras los contactos a varias bandas mantenidos hoy mismo, mientras se celebraba el pleno del Parlamento Vasco, con reuniones en la cafetería de la Cámara y en el local del grupo parlamentario.

La expectación era tal que el propio lehendakari, Iñigo Urkullu, al llegar al Parlamento ha comentado a los periodistas que hoy no era él el protagonista.

De este modo se han logrado resolver las diferencias entre las distintas familias territoriales del PP a falta de un solo día para el inicio del congreso del PP vasco.

La votación para la reelección de Quiroga y su equipo tendrá lugar el sábado, cuándo se verá realmente el mayor o menor apoyo que ha logrado, y por la tarde, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cerrará este cónclave.