La preocupación por la corrupción se mantiene como segundo problema para los ciudadanos tras el paro, al ser citada por un 44,2 por ciento de los españoles en la última encuesta del CIS, aunque repunta y se queda a solo tres décimas del máximo histórico alcanzado en marzo de 2013, cuando fue de 44,5.

El barómetro de febrero del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) fue realizado entre los días 1 y 11 del mes pasado, coincidiendo con la declaración el día 8 de febrero de la infanta Cristina ante el juez del caso Nóos.

La encuesta apunta que el desempleo supone el principal problema para la ciudadanía, pues lo citan el 81,1 por ciento frente al 78,5 de enero, seguido de la corrupción y el fraude, que sube del 39,5 al 44,2 en solo un mes.

Ya en tercer lugar se sitúan los problemas de índole económica, con un 28,3, y en cuarto puesto los políticos y los partidos en general, con un 24,2 por ciento.

A mucha más distancia, los ciudadanos citan a la Sanidad -10,8-, la Educación -8,6-, los problemas de índole social -8,4-, "los recortes", con un 4,1; el Gobierno y los partidos -3,2- la administración de Justicia -3,0- y la "crisis de valores", citada por un 2,8 por ciento de los españoles.

En cuanto a la opinión que tienen de la situación política, sólo un 1,8 por ciento de los encuestados creen que es "buena o muy buena" frente al 13,1 que piensa que es regular y el 82,2 que la califica de "mala o muy mala", porcentajes muy similares a los del anterior sondeo.

El pesimismo también domina a los españoles cuando son preguntados por la situación económica, ya que únicamente un 0,7 cree que es "buena", mientras que un 12,1 la ve "regular" y un aplastante 86,9 cree que es "mala o muy mala".

Con vistas al futuro, son mayoría los que opinan que la situación económica se mantendrá igual -42,0 frente a un 42,2 en enero-, seguidos de los que creen que irá a peor -28,6 frente a 23,8 de hace un mes- y por último los que consideran que mejorará, con un 19,5 -23,3 en enero-.

A un año vista, también son más los que creen que la situación política seguirá igual, con un 49,6 por ciento, mientras que un 30,7 dice que empeorará -28,8 en enero- y un 8,9 opina que irá a mejor.