Agentes de la Guardia Civil están registrando en la provincia de Vizcaya diversos inmuebles relacionados con Asier González Soreasu, detenido esta madrugada como presunto colaborador de la banda terrorista ETA. La operación sigue abierta y no se descartan nuevas intervenciones, ha informado el Ministerio de Interior.

En un comunicado, Interior ha explicado que González Soreasu, conocido por su relación con la organización ilegal SEGI del barrio de Santutxu en Bilbao, colaboró con el comando Vizcaya desarticulado por la Guardia Civil el 22 de julio de 2008 en diferentes localidades del País Vasco.

En concreto se le acusa de apoyar a un comando de 'liberados' enviados por la dirección de ETA a la provincia de Vizcaya, y que entre 2007 y 2008 cometió un total de ocho atentados, entre ellos el asesinato del guardia civil Juan Manuel Piñuel en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano (Álava), cuatro coches-bombas y artefactos trampeados que causaron numerosos desperfectos y podrían haber causado más víctimas.

Además, la Guardia Civil sospecha que González era el miembro 'legal' de ETA (no fichado por la Policía) que iba a facilitar la infraestructura para el secuestro del concejal socialista Benjamín Atutxa Iza, han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Según testigos presenciales, agentes de la Guardia Civil han registrado la vivienda del detenido desde las 2.00 hasta las 6.00 horas de esta madrugada y una grúa se ha llevado un coche del garaje. Sobre las 7.00 horas han acudido a una 'herriko taberna' en la calle Iturriaga de la que es responsable el detenido.

Los agentes han tenido que tirar la puerta del local con un ariete y han acordonado la zona, donde una veintena de personas se han concentrado al grito de "Alde hemendik" (Fuera de aquí).

En el desarrollo de esta operación ha sido fundamental la tarea de expertos analistas del Servicio de Información de la Guardia Civil, que han conseguido desencriptar los archivos del soporte y "encajar las piezas" que concluyen con la implicación del detenido como presunto miembro de las estructuras de la banda terrorista ETA.

La detención ha sido posible gracias a la colaboración de un ciudadano que encontró un pendrive cuando reparaba la caldera del piso que el Comando Vizcaya tuvo alquilado en la localidad riojana de Ezcaray.

Así lo ha señalado el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, en una entrevista en la Cope recogida por Europa Press. Según ha explicado, la persona que encontró el pendrive "lo abrió, vio que había cosas raras" y lo hizo llegar a la Guardia Civil.

El contenido del pendrive incluye pruebas que han sudo suficientes para detenerlo, a juicio del titular del Juzgado Central número cinco, Pablo Ruz.

Fernández Díaz ha confirmado que el detenido es sospechoso de haber colaborado activamente con el Comando Vizcaya y ha subrayado que González Soreasu es el detenido de ETA número 100 desde que el PP llegó al Gobierno, dos meses después de que la banda anunciase el cese definitivo de su actividad terrorista.

Esto demuestra, ha incidido, que el Gobierno sigue trabajando "hasta conseguir la disolución definitiva de ETA", dentro y fuera de España y "ni negocia, ni ha negociado, ni va a negociar" con la banda.

Para Fernández Díaz, el cese definitivo de la violencia no basta. "No queremos vivir contra ETA sino sin ETA", ha incidido, insistiendo en que el Gobierno trabajará "en el marco de la ley pero con toda la fuerza de la ley".