La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, ha atribuido este miércoles a "algún tipo de error no intencionado" por parte de la organización del principal acto oficial del décimo aniversario del 11M que no estuvieran invitados los expresidentes José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Saénz de Santamaría, que se ha referido a este asunto en un desayuno informativo en el que ha presentado al presidente de las Cortes de Aragón, José Ángel Biel, se ha mostrado convencida de que "la organización de estas cuestiones no es fácil", por lo que puede producirse -ha dicho- "algún error no intencionado", pero ha subrayado que "la voluntad y la intención es lo que vale".

"Estoy convencida de que la organización de estas cuestiones no es fácil y de que a veces pude haber algún tipo de error que no es intencionado, y yo creo que la intención y la voluntad es lo que vale, y se trabajó por esa unidad y se logró que allí estuvieran todas las víctimas y sus familiares, y era su día", ha argumentado.

También ha hecho hincapié en que el de este martes fue un acto de "unidad" y en que no olvidar nunca a las víctimas es lo importante.

A su juicio, lo importante es "no olvidar nunca", no sólo los aniversarios de esta tragedia, sino que "su recuerdo sea constante, para ponernos de manifiesto que la democracia tiene sus fragilidades aquí y fuera y que tenemos que trabajar para fortalecerla".

La vicepresidenta ha resaltado que en el acto en memoria de las víctimas que se celebró en la catedral de La Almudena a todos les "unió el dolor y el recuerdo" de algo que no les "hubiera gustado a ninguno vivir nunca".

Tras referirse al 11M como el "momento más duro y doloroso de la historia reciente" de España, ha defendido que existe la convicción compartida por los demócratas españoles de que tienen que trabajar juntos por extender esos valores en el mundo y evitar que algo similar se repita.

"Creo que España volvió a vivir lo mismo que hace diez años y lo hizo desde un recuerdo unido y solidario y desde la convicción de que debemos seguir trabajando todos juntos para que esos valores democráticos que en España tanto apreciamos sean generales en el mundo de hoy", ha manifestado la vicepresidenta.

"No se excluyó a nadie"

Mientras tanto, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recalcado este miércoles que no se excluyó "a nadie" en el funeral por las víctimas del 11M y que si los expresidentes del Gobierno Aznar y Zapatero hubieran querido ir a la misa "sin duda hubieran podido ir".

Preguntado en los pasillos del Congreso de los Diputados, el ministro ha explicado que la Fundación de Víctimas del Terrorismo invitó a todas las personas que ocupan "en activo" responsabilidades institucionales.

Sin embargo, ha señalado que "no se excluyó a nadie" porque cualquier otra persona que, no ocupando responsabilidades institucionales, mostró interés y solicitó acudir al acto, se puso en contacto con la Fundación y pudo asistir.