El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado hoy que, tras el "potentísimo" mensaje lanzado hoy por la manifestación soberanista de Barcelona, es el momento de que "Madrid se avenga a sentarse en la mesa a negociar" para escuchar a los catalanes que piden votar el próximo 9 de noviembre.

En una comparecencia no prevista tras recibir a los organizadores de la manifestación soberanista y flanqueado por la vicepresidenta Joana Ortega, Mas ha agradecido la participación ciudadana por lanzar "un mensaje potentísimo a Europa y al mundo", así como a la Asamblea Nacional Catalana y a Òmnium por organizar la movilización de hoy.

Asimismo Mas también ha lanzado un mensaje de unidad a los partidos que promueven la consulta (CiU, ERC, ICV-EUiA y las CUP) y ha dicho que hará "todo lo posible" en aras de este entendimiento y para que el consenso no se "resquebraje".

Mas ha hecho una declaración institucional de carácter excepcional en el Palau de la Generalitat, sin preguntas, tras reunirse con la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell, y el presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, Josep Maria Vila d'Abadal, entidades organizadoras de la 'V' en Barcelona.

El presidente ha agradecido que la movilización haya transcurrido con un "altísimo" civismo, de forma "tolerante" y con tono "positivo", logrando así un mensaje "contundente" y "potentísimo" que Cataluña envía a "Europa y al mundo", y en ningún momento se ha referido a la manifestación en contra de la consulta que se celebraba esta noche en Tarragona.

Mas ha dado la enhorabuena a los organizadores de la 'V' y a los participantes por haber logrado "enorme movilización patriótica" que, a su juicio, puede hacer que se den cuenta en "Madrid, Bruselas y en el mundo hasta qué punto este pueblo quiere ser escuchado, quiere hablar, quiere votar, quiere ser tenido en cuenta y quiere ser respetado".

"Este mensaje es potentísimo y creo que deberían recibir con toda su consistencia y contundencia en la capital del Estado", ha incidido Mas, que ha añadido que esta llamada de "mucho calibre" desde la calle la "deberían escuchar" en Madrid.

"Es el momento de que se avengan de una manera u otra a sentarse en la mesa a negociar los términos en el que el pueblo catalán tiene que poder expresarse libremente en las urnas", ha dicho.

Mas ha asegurado que se siente "orgulloso" de ser presidente de la Generalitat y se ha comprometido a "no defraudar" al pueblo catalán.

Horas antes, por la mañana, Artur Mas ha asegurado que, ante un Gobierno que ve "inmóvil", enrocado y "sin iniciativa", todo está listo para que se celebre la consulta del 9N, rechazando hablar de avanzar las elecciones.

Sobre la consulta del 9 de noviembre ha precisado que "lo tenemos todo listo. Tendremos la Ley de Consultas, firmaremos un decreto y el dispositivo está preparado para poderla hacer", evitando hablar de si contempla avanzar las catalanas si la consulta no se puede celebrar.