Salvamento Marítimo ha hallado un segundo cadáver, también un varón de origen subsahariano, cerca de la isla de Perejil, en las labores de búsqueda de una patera desaparecida este mediodía cuando salía de Marruecos para alcanzar la costa española a través del Estrecho de Gibraltar.

Según han informado a Efe fuentes de Salvamento Marítimo, el cadáver ha sido encontrado por la Salvamar Atria alrededor de las 17.50 horas, veinte minutos después localizar un primer cuerpo en la misma zona, próxima a las costas marroquíes.

Fue alrededor de las 14.00 horas cuando el Centro de Coordinación de Salvamento (CCS) Marítimo de Tarifa (Cádiz) recibió una llamada de una cooperante de una ONG en Marruecos, alertando de la salida de una patera.

Inmediatamente, se ha activado un dispositivo de búsqueda, en el que participan el helicóptero Helimer 211 y la embarcación Salvamar Atria, sin que hasta el momento se haya encontrado rastro de la patera, y con la única localización de dos cadáveres, ambos varones de origen subsahariano. Las labores de búsqueda continúan en la zona.

Intento de asalto en Melilla

Más de 150 inmigrantes de origen subsahariano han protagonizado un nuevo intento de entrada a Melilla a través de la valla fronteriza con Marruecos, un objetivo que no ha conseguido ninguno de ellos.

Según han informado a Efe fuentes policiales, la tentativa se ha producido poco antes de las 8.00 horas en una zona próxima al aeropuerto de la ciudad autónoma.

Los inmigrantes han podido ser contenidos por el despliegue policial que se ha establecido a ambos lados del perímetro, tanto en la zona marroquí como en la española.

Aunque algunos inmigrantes se han aproximado al vallado, ninguno de ellos ha conseguido entrar a la ciudad autónoma, según las fuentes.

El helicóptero de la Guardia Civil dedicado a la vigilancia de la frontera había sobrevolado el perímetro a lo largo de la madrugada, ya que el grupo había sido divisado descendiendo desde los campamentos en los que los que los inmigrantes se asientan en territorio marroquí.

A lo largo de las últimas semanas, la valla de Melilla ha vivido una relativa tranquilidad, ya que el último intento registrado se produjo el pasado 12 de septiembre.

Ese día lo intentaron unos cien subsaharianos, de los que unos 60 consiguieron acceder a la zona del entrevallado, aunque ninguno de ellos pudo entrar a la ciudad autónoma.

Pese a todo, la situación continúa siendo de "máxima alerta", ya que en cualquier momento puede producirse un intento de entrada masiva, sobre todo en los próximos días que se celebra la pascua musulmana del Aid El Kebir, una fecha que los inmigrantes suelen aprovechar al presuponer un menor control en territorio marroquí.

Alrededor de 16.000 inmigrantes han intentado entrar a Melilla en 2014 a través de la valla, de los que unos 1.900 lo han logrado, aunque la cifra total de indocumentados que han accedido a la ciudad se aproxima a los 4.000, dada la fuerte presión migratoria por parte de sirios.