El Gobierno y el Partido Popular impugnarán ante los tribunales la designación y la constitución de la comisión de control de consultas (junta electoral) catalana, según ha anunciado hoy la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho.

También lo ha confirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha explicado que el Ejecutivo irá al Tribunal Constitucional por el decreto por ser "un incumplimiento" de la suspensión de la consulta.

Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha explicado que la Abogacía del Estado pedirá al Tribunal Constitucional que incluya en la suspensión que dictó sobre la ley de consultas el decreto firmado ayer por el presidente de la Generalitat por el que se designaron los miembros de la comisión de control de consultas de Cataluña.

La Abogacía del Estado tiene potestad para ampliar ese recurso sin necesidad de que se reúna el Consejo de Ministros ni de pedir un nuevo informe al Consejo de Estado.

La vicepresidenta del Gobierno ha emplazado al presidente de la Generalitat a manifestar si va a acatar la decisión del Tribunal Constitucional o si va a continuar en la línea del incumplimiento, como hizo ayer con la firma "novedosa, sin precedentes" de ese decreto.

"Los ciudadanos tienen derecho a saber que las resoluciones de los tribunales se cumplen y se respetan", ha subrayado la vicepresidenta, quien ha indicado que, desde su autonomía, la Fiscalía también estará muy pendiente ante la posible comisión de algún delito.

De hecho, ha planteado que, por "las prevenciones" con las que firmó, se podría pensar que era el propio Mas quien ayer pensaba en que estaba incurriendo en una posible prevaricación.

La vicepresidenta ha prometido que el Gobierno actuará con "la misma firmeza serena" en su obligación de hacer cumplir la ley y ha reiterado que nadie decide "qué ley se cumple y qué ley no se cumple" ni tampoco cómo se cumplen las leyes, pues eso lo determinan los tribunales.

"Nadie puede diseñar la democracia a su medida, porque está diseñada a la medida de los derechos de los españoles", ha declarado la vicepresidenta, quien se ha preguntado qué autoridad tiene un gobernante para pedir el cumplimiento de las leyes si él mismo no las cumple.

Por su parte, a su llegada a la interparlamentaria del PP, Sánchez Camacho ha explicado que el PP formalizará la semana que viene esta impugnación, y después ha asegurado que el Ejecutivo también presentará una impugnación.

La razón de impugnar, ha explicado, es que esta comisión "no puede existir" al estar suspendida la ley de consultas catalana, en virtud de la admisión a trámite de los recursos en el Tribunal Constitucional.

El Gobierno, ha dicho la presidenta del PPC, está actuando ante el desafío soberanista "con firmeza y serenidad", y muestra de ello es la impugnación sobre esta comisión que hará ante los tribunales al igual que el partido.

Según ha explicado la presidenta del PP catalán, el partido impugnará ante los tribunales tanto la constitución de esta junta electoral como la firma por parte del presidente de la Generalitat, Artur Mas, del decreto de nombramiento de los miembros de este organismo.

Y de la misma forma lo hará el Ejecutivo, según ha apuntado la dirigente popular, quien ha subrayado, a preguntas de los periodistas, que el Gobierno sí está "moviendo ficha" y actuando ante este proceso.

Sánchez Camacho ha señalado que Artur Mas está "en un callejón sin salida" y lo único que pretende con la firma de los nombramientos de la junta electoral es "ganar tiempo", pero "no puede seguir con los preparativos" del "referéndum ilegal".

Además ha considerado que la supuesta unidad de los partidos independentistas está "cada día más en riesgo" y queda "muy poco tiempo" para que empiece a "romperse y resquebrajarse.

La de estos partidos, ha continuado, no es una unidad, sino "una unión de intereses para un referéndum ilegal que no se va a celebrar", y en su opinión Mas firmó ayer el nuevo decreto porque "estuvo a punto de asistir a la ruptura" de esa "mal llamada unidad de los independentistas".

Alicia Sánchez Camacho ha señalado que Artur Mas tendrá que acabar "diciéndole la verdad" a los catalanes, y es que el 9 de noviembre no se va a celebrar la consulta soberanista por ser ilegal.

Más tarde, en su intervención, la presidenta del PPC ha contado a los asistentes a la interparlamentaria que el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña acababa de publicar el decreto de nombramiento de los siete miembros de la comisión de control de consultas, que anoche firmó Mas. "Otro nuevo desafío", ha dicho.

"Pues bien, el Gobierno de España actúa defendiendo la democracia, y la Abogacía del Estado impugnará ese decreto ilegal", porque el Ejecutivo y el partido, ha añadido, son los "garantes" de la "democracia, la convivencia y el cumplimiento de las leyes".

Ha puesto en valor Sánchez Camacho la actitud del Gobierno y, en concreto, la labor "comprometida" del presidente, Mariano Rajoy, no sólo con la recuperación económica, sino también como garantía de la unidad de España.

Rajoy, a su juicio, "ha actuado todo este tiempo con absoluta serenidad" y "sin entrar en provocaciones" ante los independentistas, pero también lo ha hecho "con absoluta firmeza". "No le ha temblado pulso", ha subrayado.

Y tras señalar que "la unidad de los españoles pasa indefectiblemente por el PP", Sánchez Camacho ha criticado la posición de los socialistas.

"El PSOE no está defendiendo España como la estamos defendiendo nosotros" y mientras el PP defiende la unidad de España, la Constitución y las estructuras de la democracia, "igual aquí que en Barcelona", el PSOE no hace lo mismo, ha añadido.

Así, ha señalado que "no defiende lo mismo aquí el señor Sánchez que el señor Iceta en Cataluña" donde los socialistas han apoyado la ley de consultas, que es "la puerta para la ruptura de España".