El presidente catalán, Artur Mas, ha dicho hoy de que "por mucho que intenten parar la voz del pueblo de Cataluña no lo lograrán", frente a los impulsores de la consulta, que conseguirán sus objetivos gracias a la "piña" institucional, política y social en torno al 9N.

"Nosotros sí que lo lograremos", ha enfatizado, si bien ha llamado a no "bajar la guardia" ante los que les quieren "con la cabeza gacha y la espalda doblada".

Mas ha recibido en el Palau de la Generalitat a los alcaldes de los ayuntamientos que han aprobado la moción en defensa del derecho a decidir, en total, 920 municipios catalanes de un total de 947 (el 96 %) que se han adherido a esta iniciativa promovida por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM).

En este acto simbólico y de compromiso del mundo local con la consulta soberanista del 9 de noviembre al que han asistido más de 800 alcaldes, Mas ha destacado que la "piña" en favor del 9N que supone la mayoría parlamentaria, el apoyo institucional como el de los ayuntamientos o las movilizaciones sociales harán que no se pueda "parar la voz del pueblo" catalán "por mucho que lo intenten" desde el Estado.

El acto de hoy en el Palau de la Generalitat se produce pocas horas después de que este mismo escenario acogiese la cumbre entre Mas y los líderes de los partidos favorables a la consulta -CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP-, en la que exhibieron su "unidad" ante un proceso soberanista que "sigue adelante", aunque no concretaron el calendario de los preparativos de la consulta.

Además de Mas y de los alcaldes, el acto ha contado también con la asistencia de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert; la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega; el conseller de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el presidente de la AMI, Josep Maria Vila d'Abadal; el de la ACM, Miquel Buch; la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell, y de la de Òmnium Cultural, Muriel Casals, entre otros.

Mas ha constado que con la cumbre de ayer se dio una imagen de "piña" ante la consulta del 9 de noviembre que hoy se repite con el apoyo institucional de más del 95 % de los ayuntamientos al proceso soberanista.

Junto a la movilización social, esa "piña" hace que el "anhelo" y la "voluntad" del los catalanes de decidir su futuro político en las urnas "no se puede parar", aunque esto es lo que "no entienden" en el resto del Estado.

"Por mucho que intenten parar la voz del pueblo de Cataluña no lo lograrán, pero nosotros sí que lo lograremos", ha asegurado Mas, que ha querido enviar así un "mensaje muy claro" al Estado.

El presidente de la Generalitat ha puesto de relieve las "fortalezas" del proceso soberanista para encontrar la "solución" y "vencer" las "dificultades, obstáculos, muros y rocas" que, en su opinión, pone el Estado.

Pese a esta "piña", que para Mas es la "mejor imagen" que pueden dar, y a las "fortalezas" en torno al 9 de noviembre, ha llamado a "no bajar la guardia" ante los que les querrían ver "con la cabeza agachada y la espalda doblada".

El presidente de la Generalitat, que ha dicho que hay un "reto democrático con mayúsculas", ha considerado que en cualquier otro Estado el gobierno "ya estaría sentado a la mesa negociando" con ellos "la forma legal para poder votar", pero que, en cambio, Cataluña "topa" con uno que actúa con "enorme hostilidad e intolerancia" y que pone "obstáculos" para que tropiecen.

Antes de reunirse con Mas, los alcaldes han atravesado la Plaza Sant Jaume, escoltados por agentes de la Guardia Urbana de Barcelona y de los Mossos d'Esquadra, vestidos con sus uniformes de gala, para dirigirse desde el edificio consistorial hasta el Palau de la Generalitat, momento en el que han sido vitoreados por una multitud que llenaba la plaza que acoge las sedes de los gobiernos catalán y barcelonés, entre gritos de "independencia".

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha dicho que el acto de hoy representa a una gran mayoría de ciudadanos de Cataluña, 920 municipios, más del 96 % del total de poblaciones catalanas.

Trias ha dado las gracias a la Asociación de Municipios de Cataluña (AMC) y a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) por su "incansable" trabajo impulsando las mociones a favor de la consulta del 9N.

Ha apostado también por hacer que el 9N sea una "gran fiesta de la democracia" para que Cataluña sea un país más libre en el que se viva mejor, por lo que ha dicho que hay que hacer que el 9N se vote, porque los municipios son "la fuerza" y el "alma" de Cataluña.

El presidente de la AMI y alcalde de Vic, Josep Maria Vila d'Abadal, ha asegurado que los municipios están cumpliendo la voluntad del pueblo y que quieren ejercer la democracia "ante Cataluña, España y el mundo".

Joan Ramon Casals (CiU), alcalde de Molins de Rei, ha dicho que "casi por unanimidad" el mundo local da apoyo a la consulta, al Parlament y a Mas en la consulta del 9N, ha apuntado que los alcaldes se comprometen a poner todos los recursos necesarios para que esto sea posible y ha añadido que "no se para nada".

Para Jordi San José (ICV), alcalde de Sant Feliu de Llobregat, con el acto de hoy quieren demostrar la "radicalidad democrática", la unidad de todas las fuerzas y la firmeza al lado del Parlament, porque los "conflictos se han de resolver en las urnas".

El alcalde de Flix, Marc Mur, de Avancem, también ha destacado la importancia de la unidad de las fuerzas políticas que están a favor de la consulta del 9N y ha dicho que la reunión de ayer de las fuerzas soberanistas en Barcelona es un "ejemplo de unidad y de cómo se hacen las cosas".

Por su parte, el alcalde de Navàs, Jaume Casals, de la CUP, ha dicho que los alcaldes quieren que el proceso siga adelante y que "no se puede dar ni un paso atrás".