Esta tarde se ha constituido el Comité Especial para la gestión de la enfermedad por el virus del ébola en España que preside de la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, así como la primera reunión del Comité Científico que asesorará al Gobierno.

El Ministerio de la Presidencia ha informado de que Sáenz de Santamaría ha presidido el acto en el Complejo de la Moncloa y de que la primera reunión del Comité Especial tendrá lugar este sábado a las 10.00 horas peninsular de la mañana.

A la primera reunión del Comité Científico han asistido: Antoni Andreu, director del Instituto de Salud Carlos III; José Manuel Echevarría, Jefe de Virología CNMV del Instituto de Salud Carlos III; Luis Enjuanes, profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas; José Ramón Arribas, jefe de la Unidad de Infecciosos del Complejo Hospitalario La Paz-Carlos III; Yolanda Fuentes Rodríguez, subdirectora médica del Complejo Hospitalario La Paz-Carlos III, y Fernando Simón Soria, Director del Centro de Alertas del Ministerio de Sanidad.

A la reunión han asistido además de los miembros del Comité Científico, representantes de los Ministerios de Sanidad, Interior, Defensa, Economía y Presidencia, y también de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

En esta reunión, se ha evaluado "la situación de la atención y estado de salud de la auxiliar de enfermería infectada, Teresa Romero, así como el seguimiento de los contactos del doctor Manuel García Viejo y de la propia Teresa Romero".

Se han analizado además las necesidades logísticas y revisado los planes de contingencia y se ha aprobado un protocolo de comunicación "con el compromiso de suministrar información dos veces al día, de forma rutinaria, además de ir facilitando también la que de forma puntual se vaya produciendo".

El Comité constituido esta tarde va a "coordinar medios y recursos disponibles, promover la cooperación interinstitucional e internacional, establecer protocolos de política informativa y analizar, tanto la planificación existente, como toda la actuación europea internacional en el ámbito del control de la enfermedad por el virus del ébola".

"España es un país preparado"

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció este viernes que el Consejo de Ministros había acordado la creación de un comité especial para la gestión en España del virus del ébola.

"El Gobierno está coordinando la respuesta sanitaria a un problema que genera incertidumbre a la sociedad, y por eso debemos trabajar con transparencia", según informó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Durante la rueda de prensa, Sáenz de Santamaría aseveró que su "máxima prioridad" es el estado de salud de la paciente y reiteró que "España es un país preparado, con profesionales sanitarios de primer orden y sabemos que se puede hacer frente a esta situación".

"El Gobierno debe darles nuestro máximo apoyo y respaldo para resolver cuantas situaciones y necesidades requieran para llevar a cabo su trabajo en las mejores condiciones", insistió.

Sáenz de Santamaría aseguró que si hay que asumir responsabilidades políticas por posibles fallos en la gestión del caso de contagio por el virus del ébola, "indudablemente" se hará, pero que lo que importa ahora es la vida de Teresa Romero.

"Estamos hablando de vidas humanas, entonces, como comprenderá, creo que ese es el aspecto mas importante y el resto, lo que es la asunción de responsabilidad después o durante al gestión (...) pues indudablemente si hay que hacerse se hará", respondió en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría reconoció la labor de los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo y de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, "que han contraído el ébola -ha dicho- por cuidar a los demás".

Preguntada por el traslado de los dos misioneros a España, incidió en que se trataba de ciudadanos españoles que querían regresar a su país y ha asegurado que la repatriación se hizo siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tal y como también lo han hecho otros países europeos. "España tiene una obligación para con sus nacionales, que tienen el derecho a volver a su país", indicó.