El exministro socialista Virgilio Zapatero ha amenazado con acudir a los tribunales ordinarios e incluso al Constitucional si no prosperan las alegaciones que ha presentado en el PSOE por el uso de las tarjetas opacas de Caja Madrid y si se confirma definitivamente su expulsión del partido.

En declaraciones a RNE, Zapatero ha asegurado que aún no le ha llegado la notificación de su expulsión provisional, anunciada por el PSOE, por lo que desconoce su contenido y de qué se le acusa exactamente, pero ha señalado que se trata de "la típica decisión que necesitan algunos para reafirmarse en el poder".

La Secretaría de Organización del PSOE ha decidido la expulsión provisional de diez militantes que fueron titulares de tarjetas opacas de Caja Madrid y que aún no habían pedido la baja voluntaria en el partido, entre ellos el ex ministro Virgilio Zapatero.

Preguntado por si se siente dolido, Zapatero ha señalado que desde que conoció las primeras declaraciones del líder del PSOE, Pedro Sánchez, sabía cuál era el resultado, y ha aludido a una cita de Maquiavelo, según la cual "todo reinado tiene que empezar con una ejecución memorable".

Ha asegurado que no está preocupado y ha insistido en que agotará los procedimientos internos, pero con la vista puesta en el recurso ante los tribunales ordinarios y ante el Tribunal Constitucional "si fuera necesario".

El exministro ha reconocido que no tiene muchas esperanzas de que los trámites internos den resultado "tal y como están actuando" en el PSOE, pero ha insistido en que para que este tipo de decisiones no sean arbitrarias tienen que estar siempre muy bien motivadas.

En este sentido, ha recalcado que el partido está obligado a cumplir los principios del Estado de derecho de presunción de inocencia, derecho de defensa, proceso debido, garantías procesales y búsqueda de la verdad.