El Gobierno valora positivamente que en la consulta del 9N celebrada este domingo en Cataluña una mayoría de catalanes, unos dos tercios, decidieran no participar en el "simulacro de consulta". Asimismo, avisa de que el Gobierno catalán no sacará ningún rendimiento político, por lo que el Ejecutivo central volverá a rechazar la petición anunciada por Artur Mas de celebrar un referéndum oficial.

Por otra parte, el Ejecutivo de Mariano Rajoy está a la espera de la decisión que adopte la Fiscalía General del Estado sobre las investigaciones que ha iniciado a raíz de que el Gobierno catalán decidiera llevar hasta el final el denominado proceso de participación ciudadana que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional.

Según las fuentes gubernamentales consultadas por Europa Press, el Gobierno destaca que, pese a la campaña sistemática de "movilización y propaganda" realizada en los últimos meses por el Gobierno autonómico, una mayoría de catalanes decidió no participar, lo que es valorado positivamente por el Ejecutivo de Rajoy.

En el denominado proceso de participación celebrado en Cataluña, podían votar aproximadamente 6.228.531 personas, de las cuáles acudieron a las urnas 2.305.290 personas, según los últimos datos divulgados por la Generalitat de Cataluña. De los que acudieron a votar, 1.861.753 votaron a favor de que Cataluña sea un Estado independiente.

Las fuentes citadas advierten de que la convocatoria de este domingo "no cambia nada" y avisan de que "nadie va a sacar ningún rendimiento político del simulacro de consulta". Esta respuesta implica que el Gobierno rechazará la petición anunciada por Artur Mas de solicitar por carta la convocatoria de otro referéndum oficial sobre la independencia.

En este asunto, el Ejecutivo reitera que la soberanía nacional es única e indivisible, como dice la Constitución, el Tribunal Constitucional y como ha manifestado el Congreso de los Diputados en diversas ocasiones. De manera que la única vía que tiene el Gobierno catalán es buscar apoyos para reformar la Constitución.

Mientras tanto, Convergencia Democrática (CDC) y Esquerra Republicana (ERC) piensan ya en la posibilidad de elecciones tras la consulta mientras crecen las voces que piden a Rajoy, que abra espacios de diálogo, como ha hecho el PSOE.

Desde el PP, sin embargo, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, han restado valor a la consulta y ha insistido en que el "simulacro" de este domingo fue "un intento no logrado de vulneración de la soberanía nacional", realizado "al margen de la legalidad" y, por lo tanto, el Gobierno "actuará en consecuencia".

La mayoría de los partidos catalanes han reunido a sus direcciones para analizar los resultados del 9N y el camino a seguir tras las advertencias del Ejecutivo, que han tenido también respuesta de los nacionalistas.

"Referendo pactado" o elecciones

Así, el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha avisado de que la negociación con el Gobierno central debe ir "muy rápido" y no se puede eternizar en el tiempo, aunque no tiene mucha confianza en que ese diálogo se materialice.

Rull ha señalado que Rajoy no debería tardar más de dos semanas en responder a la invitación a negociar un referendo que le hará Mas a través de una carta.

Además, ha abogado por intentar negociar un "referendo pactado" con Rajoy, pero, en vistas a que es una "vía altamente improbablemente", ha anunciado que, "en paralelo", impulsará las negociaciones para unas elecciones plebiscitarias.

Este martes, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, comparecerá para explicar los próximos pasos a dar, entre los que destaca la carta que enviará a Rajoy para trasladarle el resultado de la consulta y animarle a acordar un referendo.

ERC ha sido también contundente en sus conclusiones. Su secretaria general, Marta Rovira, ha considerado que el proceso participativo fue "un acto de soberanía" que obliga a partidos e instituciones a "estar a la altura" y a convocar unas elecciones anticipadas para formar un Parlament y un Govern constituyentes.

Los socialistas también reconocen la "movilización muy importante" que se produjo en el 9N, en palabras del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha comparecido en rueda de prensa junto al líder del PSOE, Pedro Sánchez, tras la reunión de la ejecutiva del Partido Socialista de Cataluña.

Sánchez ha aprovechado para exigir a Rajoy, que "abandone los tribunales" y "abra un espacio para el diálogo, la negociación y la resolución política del conflicto político" de Cataluña y ha sostenido que la "salida" es la reforma constitucional que propugna el PSOE.

Pedro Sánchez sostiene que Cataluña ha convertido esa reforma constitucional en urgente y que los socialistas van a buscar un mejor encaje de Cataluña en España, pero también un "marco constitucional nuevo" que, junto a las virtudes del pacto constitucional del 78, permita regenerar la democracia y corregir defectos, vicios e inercias.

Iceta ha defendido también, por su parte, una reforma federal de la Constitución que sea después votada por todos los españoles, y que daría la "oportunidad a un nuevo acuerdo antes que votar la separación", aunque no ha descartado una consulta sólo para Cataluña si es "legal y acordada".

A Pedro Sánchez también le ha trasladado una petición ICV, cuyo coordinador nacional, Joan Herrera, le ha reclamado que haga una "buena lectura" del "terremoto" del 9N y se comprometa a apoyar una consulta vinculante.

El papel de la Fiscalía

En paralelo, los acontecimientos judiciales también siguen su curso y la Fiscalía debe confirmar en las próximas horas si hay o no delito en la consulta.

De momento, los Mossos d'Esquadra han trasladado a la Fiscalía Superior de Cataluña un escrito en el que la Generalitat se responsabiliza de la apertura de locales públicos durante la jornada del 9N, y dice que no está en condiciones de facilitar la identidad de las personas concretas que lo autorizaron.

Además, continúan las investigaciones abiertas por juzgados de toda Cataluña a raíz de las denuncias que formaciones políticas, como UPyD, y particulares han presentado por el 9N.