El rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, ordenó ayer una investigación "reservada" sobre los trabajos de asesoría a gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua por los que el profesor y número tres de Podemos, Juan Carlos Monedero, ingresó al menos 425.150 euros a finales de 2013, pese a tener un contrato de dedicación exclusiva con esta institución académica.

El profesor de Ciencia Política debería haber solicitado permiso a la Complutense antes de haber realizado esos trabajos como consultor. Esta medida es el paso previo a la apertura de un expediente, aunque una cosa no implica la otra obligatoriamente. Un jefe de inspección será el encargado de recabar toda la información sobre este caso y pedirle al investigado que aporte toda la documentación para el esclarecimiento de los hechos.

Podemos destacó el lunes que Monedero cobró a través de una empresa inscrita en el Registro Mercantil y pagó sus impuestos. Este partido consideró una "mera especulación" la posibilidad de que la Complutense pueda sancionarle. Sobre el hecho de que este profesor aún no haya mostrado en público los informes técnicos por los que recibió esas cantidades, explicó que está esperando a que esos gobiernos pagadores le autoricen.

Juan Carlos Monedero es PDI (personal docente e investigador) funcionario en el departamento de Ciencia Política y de la Administración de la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Complutense. Cuando un profesor a tiempo completo como él quiere llevar a cabo un trabajo de investigación externo, tiene que atenerse al artículo 83 de la ley orgánica de Universidades que regula la "colaboración con otras entidades o personas físicas".

Dicho artículo fija que los grupos de investigación y su profesorado "podrán celebrar contratos con personas, universidades o entidades públicas y privadas para la realización de trabajos de carácter científico, técnico o artístico, así como para el desarrollo de enseñanzas de especialización o actividades específicas de formación". Pero también establece que los estatutos "establecerán los procedimientos de autorización de los trabajos y de celebración de los contratos previstos", "así como los criterios para el destino de los bienes y recursos que con ellos se obtengan".

Por tanto, según fuentes universitarias, Monedero debería haber pedido autorización a la Complutense para haber realizado sus asesorías con gobiernos latinoamericanos. El aspirante a rector y militante de UPyD, Rafael Calduch, criticó el nombramiento hace unos meses, como profesor honorífico del líder de Podemos, Pablo Iglesias. Argumentó que habría que ver "si realmente, con toda su trayectoria reúne los méritos" para darle ese título y si todo ello "contribuye a prestigiar a la Universidad". "Yo tengo mis serias dudas en los dos casos", añadió.

La decisión del rector fue considerada "de sentido común" por Rafael Merino (PP), quien bromeó sobre el hecho de que Monedero empiece a ser conocido "como señor billetero". El partido del Gobierno entiende la Universidad quiera averiguar "todas las circunstancias" sobre el trabajo que hizo como consultor y el dinero que cobró. El PP emplazó a Podemos a dar explicaciones sobre el "muy feo asunto" de los más de 425.000 euros que percibió uno de sus fundadores de varios gobiernos latinoamericanos y de las "artimañas" que utilizó "creando empresas ad hoc" para esos cobros.