El primer mes de 2015 ha terminado con un total de 88 fallecidos en la carretera, lo que supone 27 víctimas más que en el mismo mes del año anterior, según los datos provisionales de la Dirección General de Tráfico (DGT). Se trata del primer repunte de la siniestralidad en el mes de enero desde el año 2006.

El pasado día 22 de enero ya se habían superado los 61 fallecidos en las carreteras registrados en el primer mes de 2014. El año pasado se había reducido en 19 muertes los números de 2013. Sin embargo, el repunte registrado en 2015 sitúa el mes de enero como el de mayor siniestralidad desde 2012, último año en el que se superó el centenar de víctimas.

También ha aumentado el número de accidentes con respecto al año pasado. De los 51 registrados en 2014, han aumentado hasta los 79 de este año.

Se cierra así el mes de enero, que ha finalizado este fin de semana, en el que se han contabilizado 6 accidentes con cinco víctimas mortales y una decena de fallecidos. Cabe destacar que este domingo, primer día de febrero no se ha registrado ningún siniestro en las carreteras.

Enero se cierra con 88 víctimas mortales en accidente de tráfico, 27 más que el mismo mes del pasado año cuando perdieron la vida en las carreteras 61 personas, un incremento por el que asociación estatal de víctimas (DIA) muestra su preocupación y reclama explicaciones.

Con los datos provisionales 24 horas después de un siniestro, DIA considera en un comunicado "tráfico" este enero sólo superado en número de fallecidos al primer mes del año de 2012, con 102 víctimas mortales.

"Es necesario que la seguridad vial vuelva al debate político y social. Se deben implantar, de una vez por todas, medidas eficaces que frenen este repunte de víctimas mortales. No se puede vivir eternamente del carnet por puntos", ha indicado el presidente del colectivo, Francisco Canes.

Para la asociación, enero confirma que se está produciendo un estancamiento y retroceso en la reducción de víctimas mortales en accidentes de tráfico.

"Cada día que pasa es un día perdido. Cada día que transcurre sin poner en marcha las medidas necesarias para frenar este incremento, son vidas perdidas en las carreteras", ha insistido Canes que reclama que se asuman responsabilidades y que "alguien responda" por este aumento.

Aunque entienden que el envejecimiento del parque automovilístico español no ayuda a disminuir la siniestralidad, DIA explica que "no es el motivo principal", por lo que aboga por poner en marcha otras medidas, como el aumento de los controles, más campañas de concienciación e inversión en carreteras, entre otras acciones.

"No podemos pedir a los ciudadanos que se compren todos un coche nuevo cuando la Administración no invierte lo suficiente en mejor el estado de las carreteras", ha concluido Francisco Canes.