Izquierda Unida ha abierto un expediente disciplinario por falta "muy grave" a los dirigentes madrileños Ángel Pérez y Gregorio Gordo, líderes del sector opuesto a la ya excandidata Tania Sánchez, que podrían ser suspendidos de militancia o incluso expulsados por no dimitir a raíz del caso Caja Madrid.

Según el expediente, que ya ha sido comunicado a los interesados, los portavoces en el Ayuntamiento y la Asamblea de Madrid, respectivamente, incumplieron los estatutos del partido al haber actuado contra los acuerdos adoptados por el Consejo Político, que les pidió en diciembre la dimisión al determinar su responsabilidad política en el caso de las tarjetas black y Caja Madrid.

Este incumplimiento, según el expediente, ha tenido "consecuencias negativas para IU".

Una de estas consecuencias fue el abandono de Izquierda Unida por la que hasta el martes era su candidata a la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez, que desde hace meses ha reclamado la dimisión de los dos responsables y que en declaraciones a Efe ha sostenido que esta medida llega tarde.

La excandidata Sánchez ha señalado que, si esta resolución contra Gordo y Pérez -que también están suspendidos de militancia por el PCE- se hubiese producido antes, la situación habría cambiado.

El propio candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha censurado a la dirección de IU en Madrid y se ha preguntado "cómo es posible" que haya abandonado el partido la candidata elegida por los militantes "antes que los dos portavoces acusados de ser los responsables políticos del escándalo de Bankia".

Pero otros dirigentes de IU han expresado una opinión muy diferente, como el secretario federal de Política Municipal, Manuel Fuentes, que ha calificado de deslealtad de la candidata a la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez, y la de otros representantes de la coalición. Es "una deslealtad a la militancia y una falta de respeto".

La apertura del expediente se produce después de que el pasado viernes la Presidencia de IU decidiese no intervenir la federación madrileña -como pedían muchos dirigentes, entre ellos Garzón-, pero sí iniciar este trámite contra los portavoces por desatender un mandato federal de cese.

Entonces, la Presidencia federal consideró que Pérez y Gordo no habían cumplido la decisión adoptada a finales del año pasado, tras la cual los portavoces pusieron el cargo a disposición de sus respectivos grupos, que les reafirmaron en sus puestos.

El expediente, una "deuda pendiente"

El candidato de IU a la Alcaldía de Madrid y hasta el pasado miércoles compañero de Tania Sánchez en el equipo 'Recuperar Madrid', Mauricio Valiente, ha asegurado que el expediente cubre una "deuda pendiente" con la sociedad.

"Nadie entenderá cómo quienes hemos denunciado el escándalo con más fuerza estemos siendo forzados a abandonar la organización mediante el acoso mediático o la amenaza de sanciones", ha indicado en relación a la vieja reclamación para la destitución de los portavoces.

Por su parte, la dirección de IU en Madrid se opone al expediente y se aferra a una resolución de la Comisión regional de arbitraje, control y garantías de Madrid que señala que a quien compete abrir expediente disciplinario a un cargo público de la formación es a la Presidencia regional.

Esta resolución es resultado de una solicitud de "amparo y aclaración" formulada por el portavoz de IU en la Alcaldía el pasado 15 de diciembre, cuando todavía no se había iniciado expediente alguno pero ya habían surgido "diversos debates y acontecimientos" tras la publicación del caso de las tarjetas opacas.

La dirección de IU en Madrid ha conocido la apertura del expediente tras la primera de las dos reuniones que hoy celebra para concretar la fórmula con la que elegirá a su nuevo candidato autonómico, un punto que por el momento la formación no ha zanjado.