El exdirectivo de Caja Madrid Miguel Ángel Araujo ha intentado aclarar a un grupo de preferentistas que le han increpado a su salida de la Audiencia Nacional, donde ha declarado como imputado por el escándalo de las tarjetas opacas, que les "entiende", pero que él "no tiene nada que ver con Bankia".

Araujo, que fue miembro de la Comisión de Control a propuesta del PP y que cargó a su tarjeta opaca 212.900 euros, ha sido perseguido por los alrededores del tribunal por un grupo de afectados por las preferentes, mientras le lanzaban gritos como "desgraciado", "chorizo", "bandido" o "los de las tarjetas son peor que ETA".

"Yo no soy de Bankia, Caja Madrid no tiene nada que ver con Bankia", decía el exdirectivo a los periodistas que le preguntaban por la opinión que le merece la situación de estos afectados en medio de sus empujones y gritos, hasta que ha terminado asegurando que les "entiende".

En el tumulto, varios agentes de la Policía trataban de contener al grupo de manifestantes, pero no han podido impedir la accidentada travesía del exdirectivo, que se ha prolongado más de cinco minutos por las calles aledañas de la Audiencia Nacional y ha culminado en el Paseo de Recoletos, donde ha parado un taxi.

Además de Araujo, hoy también están convocados el exsecretario del Consejo Enrique De la Torre, que gastó 304.818 euros y el exdirector general de Economía de la Comunidad de Madrid Pablo Abejas, que efectuó unos gastos de 246.700 euros, que ya han declarado ante el juez Fernando Andreu.

También los exmilitantes de IU Rubén Cruz (233.700) y Juan Gómez Castañeda (128.100); del PP Antonio Cámara (178.000), Javier de Miguel (172.700) y Francisco José Moure (127.300) y los exsocialistas Ángel Gómez de Pulgar y Francisco José Pérez (120.746), y el miembro de CCOO Antonio Rey de Viñas (191.500).