Podemos ha interpuesto en los juzgados de Madrid una demanda de conciliación contra José María Aznar, a quien exige que rectifique las declaraciones en las que acusó a este partido de haber sido financiado por el Gobierno de Venezuela, y le pide una indemnización de cien mil euros por "daños morales".

Con esta demanda, presentada ante el Juzgado de instrucción número 9 de Plaza Castilla, Podemos pretende que el expresidente del Gobierno se retracte en un acto de conciliación aunque, en caso de que no lo haga, el partido continuará adelante con la querella por un delito de injurias que ayer anunció que presentaría contra Aznar.

"Cualquiera que nos acuse sin pruebas nos encontrará en los tribunales, da igual lo poderoso que sea", ha dicho a los periodistas la secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescansa, que ha acudido a presentar la demanda acompañada de la responsable legal del partido y miembro de la Comisión de Garantías Democráticas, Gloria Elizo.

Bescansa ha subrayado que las mentiras e injurias "no forman parte del debate político" y ha considerado que las acusaciones de Aznar atentan gravemente contra el honor de Podemos.

La demanda recoge las declaraciones publicadas el pasado 21 de febrero por el diario Las Américas de Miami (EEUU), en las que Aznar señaló que Podemos es "un movimiento político que defiende modelos totalmente totalitarios y postulados populistas" y que ha sido financiado por el "régimen del chavismo".

"Conductas difamatorias"

Podemos califica estas manifestaciones de Aznar de "conductas difamatorias e injuriosas" que no caben en el ejercicio de la libertad de expresión que protege la Constitución.

"No es posible aceptar, ni siquiera dentro de la más amplia percepción de los límites de la libertad de expresión, la difamación con acusaciones como las de cobrar de un país extranjero", asegura el escrito, que denuncia un "intento torticero" de destruir la honestidad en la gestión de un partido político que "ha hecho de la transparencia contable una de las bases de su programa político".

Por todo ello, y considerando que las palabras del expresidente del Gobierno son un "atentado grave" al honor del partido y constituyen un delito de injurias, Podemos solicita a Aznar que se retracte de las misas en un acto de conciliación y pide en la demanda una indemnización de 100.000 euros por esas manifestaciones injuriosas.

Es la misma cantidad que han solicitado en otras demandas que ha presentado el partido, como las registradas en su día contra la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre o contra el periodista Eduardo Inda.