La Generalitat ha acordado hoy un nuevo plan estratégico de acción exterior 2015-2018 a partir de la ley catalana de exteriores impugnada parcialmente por el Gobierno central y ha anunciado que abrirá nuevas delegaciones internacionales antes de que finalice la actual legislatura.

En la rueda de prensa tras la reunión del Ejecutivo catalán, el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha considerado que este plan es "inimpugnable" porque está vinculado a una parte del articulado de la ley catalana de exteriores que no fue suspendida por el Tribunal Constitucional tras el recurso del Gobierno.

Sin embargo, no ha descartado que el Ejecutivo del PP también lo impugne, por su "nivel de arbitrariedad y combate político" en estos asuntos, ha dicho, pero en todo caso ha remarcado que el recurso no podría responder, a su juicio, a criterios de derecho.

En todo caso, Homs ha avisado al Gobierno de que haga lo que haga el Govern van a mantener "la acción exterior, como no pude ser de otra manera".

Y ha pedido al Ejecutivo de Mariano Rajoy que "si hay cosas que no le gustan" las "combata con alternativas, pero no abusando de su posición en derecho", que le permite suspender cautelarmente decretos y leyes con sólo pedirlo al Tribunal Constitucional.

El plan tiene cuatro objetivos: promover Cataluña e internacionalizar su economía, cultura y conocimiento; reafirmar su vocación europeísta; contribuir a los objetivos de paz, seguridad o derechos humanos; y promover una diplomacia más "moderna y eficaz" que dé apoyo a los catalanes en el exterior.

El texto incluye 17 objetivos operativas y 143 líneas de actuación para reforzar la acción exterior de la Generalitat y prevé mecanismos de seguimiento y evaluación de los objetivos del plan.

En cuanto a las nuevas delegaciones, Homs ha dicho que se anunciarán en las "próximas semanas" y en todo caso antes de que finalice la legislatura -las elecciones se prevén el 27 de septiembre-, pero no ha cifrado el número de oficinas.

El Govern dispone de cinco delegaciones internacionales -Nueva York, Londres, Berlín, París y Bruselas- y está ultimando la apertura de Roma y Viena, pero quiere ir aún más allá y anunciará en cuestión de semanas otras oficinas que se irán abriendo de forma "paulatina", según ha explicado Homs.

Ante la insistencia de los periodistas para que diera más detalles de las nuevas delegaciones, el conseller ha respondido a los informadores que deberán convivir con la incógnita "entre tres, cuatro o cinco semanas".