Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuestión catalana

Hay líderes que, como Suárez, se crecen ante el reto y otros a los que el reto les supera

"La legalización del Partido Comunista

es un verdadero

golpe de Estado"

"¿Pactar? El PSOE

lo que tiene que

hacer es llegar a ser

la primera fuerza"

"Ninguna diferencia es insalvable: por encima de las ideas está la convivencia"

"Solo pactaremos

con todos aquellos que estén en nuestras mismas posiciones"

"No dialogaremos con quien no anteponga

el interés de España

a cualquier otro"

"Queremos cambiarlo todo pero sin romper. Ni hablaremos con quien quiera hacerlo"

"Hay que garantizar

la convivencia con una renuncia histórica: aceptar la Monarquía"

"El referéndum

es irrenunciable para el nuevo compromiso histórico"

La cuestión catalana ya estuvo presente en la primera transición. Como en el resto de asuntos delicados que se vio obligado a resolver, Adolfo Suárez optó por el diálogo. Así, cerró en Perpiñán, en 1977, un acuerdo con el honorable Josep Tarradellas, presidente de la Generalitat de Cataluña en el exilio. Bien es verdad que el planteamiento de las fuerzas catalanistas de entonces era autonomista y no indenpentista. 38 años después, Cataluña condiciona los pactos de Estado.

Compartir el artículo

stats