Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez: "A Canarias le ha ido muy bien cuando ha gobernado el PSOE"

Ana Oramas (CC) se abstiene en la investidura del candidato socialista, que sí contó con el apoyo de Pedro Quevedo (NC)

Pedro Quevedo, en la tribuna de la Cámara.

Pedro Quevedo, en la tribuna de la Cámara. LP

"Nosotros vamos a hacer posible una agenda canaria. Tenemos esa experiencia que nos avala porque cuando ha gobernado el PSOE, le ha ido muy bien a Canarias en términos de inversión, de infraestructuras y solidaridad interterritorial". Con esta afirmación trató de resumir ayer el candidato a la investidura a la presidencia del Gobierno de España, el socialista Pedro Sánchez, su compromiso con el desarrollo de una serie de reclamaciones planteadas por los nacionalistas isleños, Ana Oramas (CC) y Pedro Quevedo (NC), si él lograra empezar a gobernar. Algo que de momento no consigue tras su fracaso en la primera votación de ayer en el Congreso y para lo que cuenta ahora con dos días de nuevas negociaciones antes de la nueva votación de mañana.

Sánchez contó, como estaba previsto, con el apoyo de Quevedo en virtud del acuerdo electoral entre NC y el PSOE para las elecciones del 20-D. El grancanario se convirtió así en el único diputado ajeno al pacto de investidura entre socialistas y Ciudadanos que dio el sí al candidato. "Aplaudimos su valor, le ratificamos aquí el compromiso de defender y apoyar su investidura porque creemos que ha hecho el trabajo que hay que hacer por difícil que sea", sostuvo Quevedo desde la tribuna antes de considerar que la propuesta de Sánchez "tiene la virtud de generar una oportunidad para que las fuerzas políticas encontremos el consenso necesario".

No obtuvo, sin embargo, el aspirante a convertirse en el séptimo presidente de la democracia el apoyo de Ana Oramas, quien volvió a condicionarlo a que Sánchez disponga del respaldo necesario que garantice no sólo la investidura, sino una mínima gobernabilidad. "Valoramos el pacto al que han llegado ustedes con Ciudadanos. Los canarios, acostumbrados desde siempre a llegar a acuerdos, sabemos que pactar a veces es ceder, pero es ganar siempre", dijo. "Me voy a abstener hoy (por ayer) sabiendo que tenemos el acuerdo sobre Canarias, pero necesitamos un acuerdo para que haya un gobierno de España", anunció Oramas en su intervención. Y al tiempo le instó a apurar las negociaciones para ver si con nuevos apoyos CC podría sumarse al 'sí' en la votación del viernes, o en posibles futuros encargos de investidura. "Usted tiene que negociarlo en las próximos días y horas, y si lo tiene, aunque en sea en minoría y con apoyos puntuales, a los nacionalistas canarios nos va a encontrar", recalcó la diputada tinerfeña, siendo la suya la única abstención que se produjo en la votación.

Pedro Sánchez agradeció el apoyo de Quevedo, y también la abstención de Oramas asumiendo aparentemente que no se daba una de las condiciones que CC invocó para apoyar la investidura, la de contar con una minoría mayoritaria de gobierno. Antes, durante su respuesta a las intervenciones de los nacionalistas, el líder del PSOE procuró esmerarse en un compromiso sobre asuntos canarios para el caso de que en algún momento de este proceso alcance la investidura. Asumió así la "necesidad" de un sistema de financiación autonómica "mucho más justo para con Canarias", la aprobación de los aspectos económicos del REF y el anclaje del REF en una hipotética futura reforma constituciones, así el reconocimiento "de la condición de ultraperificidad del Archipiélago".

También se comprometió el candidato a mayores inversiones en costas, obras hidráulicas, vivienda, infraestructuras educativas y convenio de carreteras, así como a dotar fondos para un Plan de Empleo. Fue cuando mencionó la "experiencia" de los socialistas en llevar a cabo estas inversiones cuando han gobernado desde Madrid, y lo que bien que, según él, le ha ido a Canarias durante esas etapas. "Mi compromiso es que va a seguir siendo así si tenemos un presidente socialista al frente del Gobierno de España en los próximos años", recalcó Sánchez.

Durante su intervención, Oramas había señalado que los partidos tenían 48 horas "para corregir el rumbo" y hacer posible un acuerdo para formalizar un nuevo gobierno. "Empezando por respetar la voluntad expresada por los ciudadanos, asumir la responsabilidad que nos corresponde como diputados y ser más flexibles y más generosos en la búsqueda de puntos en común", afirmó la dirigente nacionalista, quien apeló a que "el propósito firme de que esos nuevos tiempos que se anuncian, lo sean, también, para Canarias, que no puede seguir esperando más que llegue su hora". "Este es el tiempo de Canarias", subrayó.

Pedro Quevedo, por su lado, insistió en el "mensaje de cambio" que a su juicio lanzaron los ciudadanos el 20-D, y comentó lo "exótico" del hecho que, a su juicio, supone "que no esté defendiendo su investidura el candidato de la fuerza más votada", el PP, criticando de esta forma la negativa de su líder y presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a presentar su candidatura, tal como le había encargado el Rey. "El PP está aislado por sus propios méritos, no hay una confabulación en su contra, es que se lo ganaron a pulso durante cuatro años", sostuvo el grancanario. Tras señalar que NC firmó un acuerdo con el PSOE "para ayudar al cambio" y "acabar con las políticas que han provocado la desigualdad, la pobreza, la involución democrática, y con un daño a Canarias como nunca", recordó la agenda estatal de reformas que contenía, así como la "potente agenda canaria" a la que se comprometía el candidato socialista a la investidura.

Quevedo aseguró que "NC se ha sentido muy cómoda con el acuerdo con el PSOE, bastante cómoda con el programa que presentó el PSOE, y algo menos cómodo con el acuerdo con Ciudadanos", pero subrayó que "aquí no se trata de estar cómodo, sino de trabajar por el cambio político". "La comodidad es lo contrario del cambio, estar satisfecho con uno mismo es lo contrario de lo que se necesita", dijo el diputado por Las Palmas, quien acabó subrayando que "para el objetivo de encontrar un gobierno alternativo, cualquier esfuerzo es poco", y puso como ejemplo los pactos a tres alcanzado por el PSOE, NC y Podemos en casos como el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, así como para el cabildo insular grancanario. "La auténtica linea roja es que se repitan las elecciones", sostuvo.

Compartir el artículo

stats