Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Valiente, peleón, buenísimo"

La familia del español asesinado en Londres critica el oscurantismo de las autoridades británicas y confía en ver hoy el cadáver

Ignacio Echeverría, con su monopatín.

Ignacio Echeverría, con su monopatín. F. E.

"Era valiente. Y peleón. Y buenísimo". Así describía ayer Ana Echeverría a su hermano Ignacio, el héroe español que falleció en el atentado cometido en Londres al enfrentarse a los terroristas para defender a una mujer. Su familia llora su muerte entre mensajes de agradecimiento y a la espera de que hoy se les informe de qué ocurrió exactamente y se les permita ver el cuerpo.

Ignacio Echeverría Miralles de Imperial, nacido en Ferrol pero criado en Madrid, se comportó como un héroe. Iba en bicicleta cuando advirtió cómo los terroristas apuñalaban a una mujer. "En ese momento se tiró de la bicicleta y golpeó al agresor con un monopatín mientras otros dos le agredían por detrás y se quedó tendido en el suelo", según lo que han relatado los amigos que le acompañaban.

Estos destacaron que fue el único que se separó del grupo para ayudar a la mujer y que la última imagen que tienen de él es tendido en la acera. "Fue un valiente; se enzarzó para salvar a la mujer", enfatiza la familia. "Se tiró de la bicicleta y golpeó al agresor con el monopatín mientras otros dos hombres le agredían por detrás y se quedó tendido en el suelo", relató uno de los amigos con los que iba.

Uno de ellos, Guillermo, contó a la familia que vió cómo uno de los terroristas le asestó una cuchillada en el costado cuando estaba tendido en el suelo. Guillermo arrojó su bicicleta contra los atacantes y salió corriendo con otro amigo en busca de ayuda. La última vez que vio a Ignacio estaba consciente, tumbado sobre su espalda e intentando sujetar el monopatín. En aquel momento, ignoraban si era un ataque terrorista u otro tipo de altercado violento. Cuando intentaron volver, se lo impidió la policía.

Los hermanos de Ignacio utilizaron ayer las redes sociales para confirmar el fallecimiento. La primera en hacerlo fue Ana, quien escribió en Facebook: "Ignacio no sobrevivió al momento del atentado. Gracias a todos los que le quisisteis y cuidasteis. Sabemos que no somos los únicos tristes". Y aprovechó para un agradecimiento: "Queremos ver y estar con el cuerpo de Ignacio. Parece que hasta el viernes como pronto no podemos estar con su cuerpo. Querríamos que el Gobierno británico nos permita estar con él... Gracias al personal administrativo y político español por su ayuda en hacer esto posible".

También su hermano Joaquín utilizó el mismo medio para denunciar: "Cayó antes del tiroteo. Y llevamos pidiendo una identificación visual desde el domingo. Las autoridades inglesas estuvieron reteniendo información desde el domingo o el lunes". Horas más tarde el Gobierno confirmaría que el Ejecutivo británico daría hoy explicaciones a la familia y le permitiría ver el cuerpo.

Isabel Echeverría haría un resumen en la misma red social. "Hola a todos, la familia Echeverría Miralles de Imperial quiere agradecer al Consulado, Embajada, ministerios, el presidente y todo el Gobierno español y policía española, el HSBC, Iberia, la familia, los amigos de Ignacio (especialmente Guille y Javi, que estaban allí), amigos de la familia, y gente que no conocemos, que se han volcado buscando a mi hermano y apoyándonos, y a la prensa y a todo el pueblo español que han estado con nosotros en todo momento y a la gente de Londres que nos ha apoyado. Igna, te queremos y nunca te olvidaremos".

Pero en su particular despedida concentró su descripción: "Mi hermano Ignacio intentó parar a unos terroristas y perdió su vida intentando salvar a otros". Y añadió: "Nuestra amiga María me decía 'si le cuentas eso a Ignacio y le preguntas qué habría hecho te habría dicho: ¡les habría hundido a palos con mi monopatín!' Y es verdad. Era valiente. Y peleón. Y buenísimo". Las Rozas prepara hoy un homenaje.

Compartir el artículo

stats