El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha pedido este lunes al Gobierno español que garantice una investigación "minuciosa, independiente e imparcial" de la violencia en torno al 1-Oy que acepte "sin demora" las peticiones de visita por parte de expertos de la ONU en materia de Derechos Humanos.

En un comunicado, Al Hussein se ha declarado "muy afectado por la violencia en Cataluña" y, ante las informaciones que hablan de "cientos de heridos", ha pedido a las autoridades españolas que hagan posible una investigación independiente porque "las respuestas policiales deben ser siempre proporcionales y necesarias".

Además del comunicado, en el Twitter oficial de Naciones Unidas, Zeid Raad al Hussein también ha manifestado su rechazo ante la situación de Cataluña.

"Estoy muy preocupado por la violencia en Cataluña el domingo. Con cientos de personas denunciadas como heridas, exhorto a las autoridades españolas a que lleven a cabo investigaciones exhaustivas, independientes e imparciales sobre todos los actos de violencia. Las respuestas policiales deben ser siempre proporcionadas y necesarias.

Creo firmemente que la situación actual debe resolverse mediante un diálogo político, con pleno respeto de las libertades democráticas.

Hago un llamamiento al Gobierno de España para que acepte sin demora las solicitudes de visita de expertos de derechos humanos de la ONU."

Además, ha reclamado "diálogo político, con pleno respeto de las libertades democráticas", como vía para resolver la actual crisis.

Por su parte, la directora de la Oficina para las Instituciones Demoráticas y los Derechos Humanos (ODIHR) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Ingibjörg Solrun Gisladottir, ha pedido a las autoridades españolas que garanticen que la Policía utiliza la fuerza solo cuando sea necesario y "en estricto cumplimiento del principio de proporcionalidad.

En un comunicado, ha recalcado que eso incluye "facilitar las asambleas pacíficas y recurrir a la comunicación y medidas para distensión para reducir las tensiones". También ha recordado que "todos los Estados de la OSCE se han comprometido a garantizar que toda medida que tomen sus cuerpos policiales en el curso de sus tareas respeten los derechos fundamentales de libertad de asociación y expresión".