El barco de rescate de la ONG española Open Arms ha pedido a la autoridad de salvamento marítimo (SASEMAR) que autorice la transferencia de los 11 migrantes rescatados por el pesquero Nuestra Madre de Loreto, donde la situación es muy crítica tras diez días de bloqueo.

Fuentes de la organización humanitaria explicaron que ambos barcos están a la espera de la respuesta de este centro de coordinación marítima español en medio de un temporal de viento y lluvia que complica la navegación.

Aún así, el equipo médico del "Open Arms" volvió a subir ayer al pequeño pesquero para atender a los migrantes, que se encuentran debilitados y deshidratados además de agotados mentalmente tras diez días en la cubierta del barco esperando una solución que no llega. Uno de ellos fue trasladado el viernes en helicóptero a un hospital de Malta después de solicitarlo a las autoridades maltesas.

Desde el pesquero, su capitán lanzó un mensaje de socorro desesperado, explicando que se le agota el tiempo y no ve indicios de solución, ya que sólo tiene combustible y víveres para tres días.

El pesquero está atrapado en una fuerte marejada, con intensas rachas de viento y olas por encima de los dos metros. El Gobierno insiste en que se dirija al puerto seguro más próximo y en que está negociando con Libia para dar una solución a la situación del pesquero, y también está haciendo gestiones ante los ejecutivos de Malta e Italia, porque esos tres países son los que están más cerca del barco. De momento, el pesquero no tiene asignado ningún puerto y sigue a la deriva.

"No puedo seguir navegando hacia el norte, hacia el sur, hacia el este o el oeste, huyendo del mal tiempo sin tener una respuesta. No puedo, sin tener un amparo para estas personas", manifestó el capitán del pesquero ayer.