Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elecciones andaluzas

"¿Por qué iba a ser España distinta de Italia o Francia?"

Expertos y analistas reflexionan sobre el ascenso de Vox y su posible traslación al escenario nacional

Dos simpatizantes de Vox celebran el resultado de su formación.

Dos simpatizantes de Vox celebran el resultado de su formación. EFE

Los resultados de las elecciones andaluzas han sacudido el escenario político nacional. Las fuertes caídas de PSOE y PP y la irrupción de Vox han provocado una sacudida cuyos efectos a largo plazo están por ver, aunque algunos analistas vaticinan que se trata de fenómenos que van a tener también su reflejo en el resto de España.

"¿Por qué íbamos a ser distintos de los italianos o los franceses?", se pregunta a modo de resumen el sociólogo y consultor Luis Arroyo, presidente de Asesores de Comunicación Pública. “Hay un espacio sociológico para la extrema derecha en España”, subraya, en coincidencia con lo que señala el politólogo José Ramón Lorente, director de estudios del instituto de investigación sociológica Celeste-Tel. "Este fenómeno se va a extender al resto de España, sobre todo en áreas urbanas. Tienen asegurado ese crecimiento", explica.

Casos similares en Europa

¿Los motivos? Para ambos expertos, en España se empiezan a reproducir síntomas idénticos a los de otros países del entorno más próximo. "Hasta hace un mes, Vox era un partido de élites. Pero han agitado temas como la inmigración y Cataluña, creando un caldo de cultivo para que votantes del PP, e incluso del PSOE, les voten ahora. En Francia ocurrió lo mismo con el Frente Nacional después de las crisis industriales", añade Lorente.

No obstante, también hay voces que ven "complicado" extrapolar la tendencia andaluza a una lectura nacional. "Vox es un fenómeno que está por ver. Lo que ha pasado en Andalucía es la foto fija de un territorio muy peculiar, porque ha estado gobernada durante cuatro décadas por el mismo partido", dice David Redoli, asesor de la exvicepresidenta Sáenz de Santamaría desde 2007 hasta 2010 y expresidente del consejo directivo de la Asociación de Comunicación Política.

Todas las fuentes consultadas coinciden en destacar que un adelanto de las elecciones generales por parte del Pedro Sánchez es una posibilidad que, tras estos resultados, queda ahora más lejos. "En Ferraz ya se contaba con el hecho de que la pérdida del poder en Andalucía podía ocurrir en algún momento", dice Redoli, para quien la débil situación en la que queda Susana Díaz puede incluso "reforzar" a Sánchez. "No creo que Pedro Sánchez arriesgue. Nadie le dice que vaya a tener mejores resultados si adelanta las elecciones", apunta Arroyo.

Para José Ramón Lorente, la abstención y el trasvase de votos, sobre todo a Ciudadanos, explica el "declive electoral" del PSOE, que puede repetirse en otros territorios. "La mayoría del electorado socialista está perpleja y no entiende los apoyos que Sánchez tiene para gobernar", apunta, en alusión a los partidos nacionalistas con representación en el Congreso de los Diputados.

Tampoco el PP sale bien parado de la jornada electoral en Andalucía. Redoli cree que no ha sabido aprovechar un escenario "favorable", con un PSOE debilitado por el caso de los ERE y el impulso que debería haberle dado la entrada en escena del nuevo líder del partido, Pablo Casado. "Sigue perdiendo escaños y votos. Ahora no puede gobernar por sus propios medios y debe pactar con dos partidos, uno de ellos con connotaciones muy peligrosas. Los que pacten con Vox ya saben el coste electoral que pueden tener en las próximas municipales y autonómicas", dice Redoli, que cree que algo así sería aprovechado por las fuerzas de izquierda para desacreditar a populares y Cs.

En cualquier caso, los analistas subrayan que el clima de hastío social que ha conducido a un resultado como el andaluz sigue percutiendo con fuerza, pese a que los indicadores económicos -al menos en términos macro- sugieren que la crisis quedó atrás. Pero no definitivamente. "El ascenso de las fuerzas antisistema suele venir años después de las crisis, cuando la gente se recupera del golpe", apunta Luis Arroyo. "Sigue habiendo un cabreo ciudadano, porque la gente percibe que los partidos no solucionan sus problemas cotidianos. Los partidos deben preguntarse qué está ocurriendo para que los votantes busquen alternativas en Vox", señala Redoli que, al igual que el resto de expertos, se muestra preocupado por el ascenso de esta formación. "En su programa incluye medidas que son anticonstitucionales, como la eliminación de las autonomías". "Muestran un desprecio espectacular al Estado", añade Luis Arroyo. "Si Trump es presidente de Estados Unidos, porqué no íbamos a tener nosotros un partido como Vox. Nos tenemos que acostumbrar a vivir con eso", concluye este experto.

Compartir el artículo

stats