Un joven fue detenido y una veintena de personas resultaron ayer heridas, la mayoría agentes de los Mossos d'Esquadra, durante los incidentes registrados en Gerona antes de un acto conmemorativo de la Constitución.

A raíz de las cargas policiales contra grupos que trataban de boicotear el acto, hubieron de ser atendidos quince agentes de los Mossos d'Esquadra, uno de los cuales fue hospitalizado, y tres manifestantes, uno de ellos por diversas contusiones.

Varios centenares de personas, muchas de ellas encapuchadas, irrumpieron en la plaza 1 de octubre de Girona, derribando las vallas colocadas por los Mossos, para reventar el acto, convocado por el colectivo Borbonia, que ha recibido el apoyo de PP y Vox.

Los Mossos también tuvieron que cargar en la localidad de Tarrasa, donde la diputada de la CUP Maria Sirvent recibió el impacto de un proyectil de foam en la mano y tuvo que acudir a urgencias, según informó su partido.

Sirvent exigió responsabilidades al presidente de la Generalitat, Quim Torra, por la "falta de control efectivos sobre los cuerpos de seguridad del Govern".