Decenas de personas han protagonizado una aglomeración delante de la casa del Caixer Senyor, que este martes a las 14 horas debía acoger el primer "toc de fabiol" de las fiestas de Sant Joan de Ciutadella, en Menorca, suspendidas por el Ayuntamiento de la localidad por la crisis sanitaria causada por el coronavirus.

La concentración ha tenido lugar de manera espontánea, entre vítores y cánticos de los asistentes, la mayoría de ellos jóvenes. Muchos de los presentes no llevaban mascarilla y no respetaban la distancia mínima de seguridad.

Ningún cuerpo policial ha hecho acto de presencia en el céntrico punto del municipio.

La alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila, había realizado un llamamiento a celebrar las fiestas de manera "íntima y familiar". También apeló a la responsabilidad ciudadana y el cumplimiento de todas las medidas de prevención sanitarias como mantener la distancia social, lavarse las manos con gel hidroalcohólico y el uso de mascarillas.

Cada 23 de junio se inician los actos principales de las fiestas de Sant Joan en Ciutadella con el tradicional "primer toc", donde el fabioler se dirige a casa del Caixer Senyor para solicitar el permiso para iniciar el "replec" de caballeros.