El alcalde de Lanjarón, en Granada, Eric Escobedo (PP), ha sido filmado participando junto a un grupo reducido de vecinos en la Fiesta del Agua que tradicionalmente celebra este municipio alpujarreño para festejar la noche de San Juan y que este año había sido suspendida por la pandemia del coronavirus, dado que su gran poder de convocatoria, con unas 10.000 personas cada edición, hacía inviable cumplir las distancias de seguridad.

En un vídeo grabado por un vecino de Lanjarón y difundido en redes sociales, consultado por Europa Press, puede verse al regidor en la noche del 23 al 24 de junio participando de esta fiesta sin mascarilla y sin cumplir las distancias de seguridad con diversos vecinos con los que baila y se abraza.

"Salí a dar una vuelta", ha explicado Escobedo a El independiente de Granada. "Puede que sea el del vídeo o puede que no, había muchos disfrazados como yo". Por lo tanto, admite que participó en la celebración "espontánea". "Si se hubiera producido una masificación, habría deteido la fiesta".

Aunque la Carrera del Agua había sido suspendida, varios vecinos decidieron mantener la tradición en las calles del municipio lanzando cubos de agua y manguerazos, con la asistencia también del regidor, tal y como puede verse en este vídeo difundido en redes sociales que ha cosechado numerosas críticas ciudadanas.

En declaraciones a Europa press, el regidor ha defendido que no se trató de un evento organizado, "pero tampoco prohibido", y en tanto que se trata de una tradición que se remonta 40 años atrás en el municipio era "inevitable" que los propios vecinos sacaran sus mangueras a las puertas o lanzaran cubos de agua desde sus balcones.

Mantiene que él, como un cañonero más, en un "ejemplo de estar comprometido al cien por cien con su municipio", decidió salir a la calle en compañía de familiares, que fue a los que abrazó, según defiende.

Asegura que en todo momento las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado controlaron la situación esa noche y en ningún momento detectaron comportamiento sancionable, como evidencia que no se registrara "ni una sola denuncia".

Pese a todo, ha querido expresar su "disculpa pública" por una situación que, según ha defendido, "se ha sacado por completo de contexto", pero recalcando que si bien el Ayuntamiento anuló la Carrera del Agua para evitar la aglomeración de personas es entendible a su juicio que "como tradición pequeños grupos no organizados de no más de 20 personas salieran a la calle".