El estado de alarma por la pandemia del coronavirus finalizó en España el pasado domingo 21 de junio. Esta situación de excepcionalidad ha llegado a su fin con 9.000 detenidos y casi 1,2 millones de sanciones en toda España. Saltarse el confinamiento, incumplir las restricciones con propuestas de sanción por desplazamientos no autorizados u organizar o participar en actividades de grupos que suponen riesgo de contagio, son algunos de los motivos que han llevado a los agentes a interponer estas multas. Sin embargo, una vez terminado el estado de alarma los agentes podrán seguir poniendo multas a todos los ciudadanos.

Normas en la nueva normalidad

La libertad de movimiento o libertad de circulación es uno de los derechos que se ha recuperado con el fin del estado de alarma. No obstante, todavía hay que cumplir con una serie de normas en esta nueva normalidad en la que se encuentran todos los españoles. Las medidas que deben cumplir todos los ciudadanos que se encuentren en territorio español ha sido aprobada por un real decreto ley que fue publicado el pasado jueves 25 de junio por el Gobierno de España. En este documento se establecen ciertas normas o medidas que se deben de cumplir para evitar que el virus del coronavirus se vuelva a propagar.

Para que las normas y medidas se cumplan en esta nueva normalidad, el Gobierno ha establecido una serie de multas que pueden llegar hasta los 600.000 euros. La Ley de Salud Pública ha sido la encargada de regular las nuevas normas de convivencia de la nueva normalidad. Incumplir con estas medidas puede llevar a una serie de mutas o sanciones que van desde los 100 euros hasta los 600.000 euros.

Llevar mascarilla sigue siendo obligatorio

Llevar la mascarilla continúa siendo obligatorio. El uso de la mascarilla o del tapabocas para todos aquellos que sean mayores de 6 años sigue siendo obligatorio. Siempre que se ande por la vía pública, se esté en un lugar cerrado y siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros se deberá de llevar puesta la mascarilla. Además, si se viaja en un coche con ocupantes con los que no se convive también se deberá llevar la mascarilla. Otro de los lugares en los que la mascarilla es obligatorio es en el transporte público. En caso de no cumplir con esta nueva norma, los agentes de seguridad podrán multar al ciudadano que la incumpla con una sanción de 100 euros.

Garantizar la distancia de seguridad

Otra de las normas que sigue vigente en esta nueva normalidad es asegurar la distancia de seguridad en locales cerrados. Todos aquellos locales de apertura al público que no garanticen la distancia de seguridad de 1,5 metros entre sus clientes podrán verse obligados a pagar una sanción económica que abarca desde los 601 euros hasta 30.000 euros.

Por otro lado, desde 'Legalitas' destacan que "aunque no se establezca, por ahora, un criterio específico para graduar el resto de los incumplimientos al decreto que regula la nueva normalidad, sabemos que las multas establecidas en la Ley de Salud Pública pueden ser de entre los 3.001 euros y los 600.000 euros, dependiendo de que la realización de las conductas u omisiones puedan producir un riesgo o un daño grave para la salud de la población".