El portavoz del Gobierno, José Blanco, ha subrayado hoy que las elecciones no arreglan la crisis y se ha mostrado sorprendido de que, en un momento delicado para Europa y para el euro, España se esté mirando el ombligo y el debate sea si las elecciones son unos días antes o unos días después.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Blanco ha recordado que en los países donde ya se han celebrado elecciones generales, como Grecia, Gran Bretaña o Portugal, la crisis continúa.

"Por lo tanto, podemos extraer alguna conclusión (...) En las elecciones no se decide si crisis sí o crisis no", ha indicado, tras recalcar que el Gobierno piensa seguir con su hoja de ruta y con las reformas pendientes.

El también vicesecretario general del PSOE ha enfatizado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha manifestado en reiteradas ocasiones su deseo de agotar el mandato y de seguir desarrollando "las políticas que necesita en estos momentos España".

Después de recordar que al ser nombrado portavoz ya anunció que no iba a ser original cuando se le preguntara sobre la fecha de las próximas elecciones generales, ha proclamado: "Queda una semana menos para las elecciones", tal y como aseguró que diría cada semana que fuera interrogado sobre este asunto.

A este respecto, ha hecho hincapié en que el Gobierno tiene un compromiso que va a mantener, "hacer las reformas necesarias", y ha prometido que el Ejecutivo seguirá planteando reformas, va a seguir desarrollando las que están en marcha y va a seguir cumpliendo con su hoja de ruta.