CC votará finalmente que 'no' a la reforma de la Constitución pactado por el PSOE y el PP para incluir la estabilidad presupuestaria en las cuentas públicas. Los nacionalistas han constatado la falta de voluntad negociadora de socialistas y populares para recoger matizaciones al texto propuesto por ambas formaciones, así como a incluir aspectos relacionados con las singularidades canarias, por lo que van a pasar de la abstención expresada en la toma en consideración de la propuesta, el martes pasado, al rechazo rotundo en el pleno de hoy. CC entiende que la reforma que se plantea sigue sin cerrar el encaje canario en el Estado y considera que, roto el consenso constitucional alcanzado en 1978, no tiene sentido apoyar la actual propuesta de modificación.

La portavoz nacionalista en el Congreso, Ana Oramas, afirmó ayer en la presentación de las dos enmiendas que propone CC que "la única posibilidad de que no votemos en contra es que el PP y el PSOE se comprometan ante los ciudadanos y ante las demás fuerzas políticas a incluir en sus programas electorales la reforma constitucional que planteamos. Eso no lo van a hacer y nosotros no estamos para buenas voluntades". Según Oramas, "no ha habido ninguna intención de negociación porque está claro que PP y PSOE lo que están intentado conseguir es una adhesión a la reforma que ellos han planteado, no una negociación". Aclaró que "CC sí está de acuerdo con poner un límite de déficit", pero que ésta "era una oportunidad para plantear otros temas como las singularidades canarias. Nuestra abstención fue política y planteamos si el PP y el PSOE tenían voluntad de incluir estos temas sobre los que de facto ya hay consenso entre ellos. Pero no hay voluntad de negociar", insistió la diputada antes de anunciar que CC firmará para solicitar que la reforma tenga que ser confirmada a través de un referéndum.

CC señaló ayer que las dos enmiendas que presentan a la reforma constitucional plantean por un lado mejoras en el sistema del control del déficit que pretende incluirse en la Carta Magna y, sobre todo, "medidas que resolverían definitivamente el encaje canario en el Estadio", expresó el diputado Fernando Ríos.

Enmienda. En una de las enmiendas, CC presenta una nueva redacción a la disposición tercera del texto constitucional para reforzar el reconocimiento a las singularidades canarias reconociendo a Canarias como archipiélago y que su régimen singular "se proyecta sobre el ámbito territorial, incluidos los espacios marítimos, y el ámbito competencial, asumiendo el archipiélago especialmente aquellas materias directamente relacionadas con la lejanía y la insularidad contenidas en su Estatuto". Es decir, que incluye en el texto constitucional los principios de la ley de espacios marítimos o 'aguas canarias' aprobada en diciembre pasado.

En segundo punto, la enmienda establecería en el texto constitucional que el régimen económico y fiscal canario sólo podrá ser modificado "de acuerdo con las instituciones representativas de Canarias en los términos establecidos en su Estatuto", y que dicho régimen incluirá un sistema de financiación "que ha de tener en cuenta la lejanía, la dispersión territorial, la escasez de recursos naturales, la conservación del medio ambiente y el incremento poblacional".

Articulo 135. En relación con la reforma del artículo 135 de l Carta Magna referida al principio de estabilidad presupuestaria, la enmienda de CC aboga por permitir que las Comunidades puedan superar el tope de déficit si así lo piden tres quintos de sus respectivas asambleas regionales y que el reparto de ese límite global no se reparta linealmente entre los territorios, sino en función de variables como el nivel de endeudamiento de cada autonomía, su nivel de equipamientos e infraestructuras o su situación económica. Además, CC quiere que la futura ley de Estabilidad Presupuestaria para 2012, tenga que ser aprobada en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado pero sólo con la presencia de los senadores por designación autonómica.

Oramas dijo que con la reforma planteada "se ha roto porque no ha habido ninguna escenificación ni reunión oficial en sede parlamentaria, ni comisión, ni ponencia ni reuniones para analizar la reforma".