La Unión Federal de Policía (UFP) ha asegurado que los agentes están ya "indignados", "irritados", "hartos", "rabiosos" y "coléricos" ante las "provocaciones" de los integrantes del Movimiento 15-M "que nos escupen", "nos mean en las botas" y "nos tratan de asesinos, maltratadores e hijos de puta".

En un comunicado, la UFP niega rotundamente que el miércoles se produjera una carga de la Policía Nacional en las inmediaciones del Congreso de los Diputados y asegura que los agentes se limitaron a trasladar a las aceras a treinta "indignados" que estaban cortando la circulación, "secuestrando a miles de ciudadanos en sus coches".

El sindicato critica también la actitud de la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, a quien recuerda que es la "máxima responsable" de las Fuerzas de Seguridad del Estado en la comunidad y a quien corresponde ordenar "cuándo, cómo y por qué se carga o desaloja".

"A ver si se entera de una vez", afirma la UFP que reprocha a Carrión "su no presencia" y "la falta de alguna orden al respecto" mientras los policías siguen aguantando en la calle "escupitajos y peinetas en las narices".

"Ellos serán los indignados del 15-M, nosotros somos los indignados del 15-M, el 16-M, el 17-M y así, hasta hoy", lamenta el sindicato.