La Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT) ha denunciado hoy que Bildu es "un instrumento de la estrategia de Batasuna-ETA" y ha realizado "fraude de ley", por lo que ha pedido a las altas instituciones del Estado que actúen "en atención a un anhelo de justicia".

Así lo ha expresado la presidenta de la FVT, Maite Pagazaurtundúa, durante la presentación de las conclusiones del primer informe del Observatorio contra la Impunidad, creado por la práctica totalidad de asociaciones y colectivos de víctimas, sobre las actividades de Bildu.

Pagazaurtundúa ha dicho que si Bildu está contaminada por la estrategia de Batasuna-ETA, Amaiur -la coalición nacionalista integrada por la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna, Alternatiba y Aralar- está contaminada, como si se tratara de "unas muñecas rusas", en las que al abrir la última cajita todo que sale es "el hacha y la serpiente", el símbolo de ETA.

La presidenta de la FVT ha explicado que el trabajo muestra a las claras que "hay una contaminación de Batasuna en Bildu", ya que "más de una veintena de cargos en ayuntamientos y la Diputación de Guipúzcoa son miembros cualificados de Batasuna, en algún caso, en libertad provisional por causas que se refieren a colaboración con banda armada".

"Batasuna controla Bildu políticamente", ha afirmado Pagazaurtundúa, quien ha indicado que "parece cada vez más evidente que existe una estrategia general en el mundo de Batasuna y ETA para la impunidad, para borrar todas las diferencias entre los asesinos y sus víctimas".

Ha asegurado que "Batasuna-Bildu no exige la disolución de ETA, no condena a la banda terrorista, legitima social y políticamente a los asesinos huidos o cumpliendo condena y desean construir tras ETA, como pago por conceder el final de ETA, el proyecto de ETA".