Un micrófono abierto ha permitido escuchar hoy cómo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha reconocido al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, que el Gobierno que ella preside no tiene "ni un puto duro".

Al parecer, el desliz lo ha recogido un micrófono de la Cadena SER durante el acto de inauguración del nuevo Centro de Innovación del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) al que asistían ambos dirigentes políticos además del presidente de la entidad, Francisco González, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

En un momento determinado, la presidenta madrileña ha comentado al alcalde de Madrid: "He visto que te vas a gastar 25 ó 35 millones de euros... Viene en el periódico", a lo que Ruiz-Gallardón le responde: "De momento".

Aguirre prosigue la charla con el alcalde manifestando: "Menos mal que tenéis dinero, qué suerte tenéis. Nosotros no tenemos ni un puto duro".

Horas más tarde, la propia Aguirre se ha referido al caso antes de participar en la presentación de un libro de María San Gil.

"Siempre me interpretan mal", ha dicho Aguirre a los periodistas, antes de añadir: "Yo era con Miguel Ángel Villanueva, por una cosa del emprendimiento, con el que estaba hablando".

La presidenta aludía a que por la mañana el concejal madrileño de Economía y Empleo, Miguel Ángel Villanueva, había expuesto en un pleno del Ayuntamiento planes e inversiones para favorecer a los emprendedores.

Un portavoz del Ayuntamiento de Madrid ha dicho a Efe que Aguirre, Ruiz-Gallardón y Villanueva hablaban del tema de los emprendedores que se había tratado previamente en el pleno municipal.

Esta no es la primera vez que un micrófono abierto juega una mala pasada a la jefa del Ejecutivo madrileño.

El 29 de enero de 2010, uno captó cómo llamaba "hijoputa" a un representante de su partido durante una charla con su vicepresidente, Ignacio González, sobre Caja Madrid.

Meses después, el 1 de junio, otro micrófono mal apagado recogió cómo Aguirre le comentaba al presidente del PP, Mariano Rajoy, que había dicho "barbaridades" sobre la reforma laboral en una intervención que había efectuado horas antes en la clausura del Congreso de la Empresa Familiar en Madrid.

Entonces, Aguirre señaló a los periodistas que es una persona "descuidada, espontánea y abierta".