La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha detenido en dos acuartelamientos militares, uno en Zaragoza y otro en Murcia, a dos hermanos, un Sargento primero del Ejército de Tierra y un Cabo primero del Ejército del Aire, como presuntos autores de un delito de Revelación de Secretos o informaciones Relativas a la Seguridad Nacional, informa el Instituto Armado en un comunicado.

Los ahora detenidos facilitaron a un medio de comunicación español las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la base de Qala i Naw momentos después del atentado cometido el 25 de agosto de 2010, en el que fallecieron un Capitán y un Alférez de la Guardia Civil, así como un intérprete. También se facilitaron las imágenes grabadas durante los disturbios que se produjeron en las inmediaciones de la base a raíz del atentado.

Las investigaciones se iniciaron en noviembre de 2010, tras ordenar el Juzgado Togado Militar número 12 de Madrid a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, una investigación para averiguar la identidad de las personas que pudieran haber facilitado o comercializado a medios de comunicación las imágenes grabadas de la base de Qala i Naw (Afganistán) tras el atentado.

Durante la investigación llevada a cabo, el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil pudo determinar los sistemas empleados en la grabación de las imágenes y copias realizadas. Mientras que los investigadores de la UCO averiguaron a través de decenas de tomas de declaración y otras investigaciones, la identidad del personal militar y civil de la base, que pudiera haber tenido acceso a dichas imágenes.

A través de las gestiones practicadas, las sospechas se centraron en los dos militares ahora detenidos, que habían tenido acceso en días posteriores al atentado a la totalidad de las imágenes difundidas y, a su vez, habrían mantenido diversos contactos posteriores con personas relacionadas con los medios de comunicación difusores de las imágenes.