La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, la alicantina Leire Pajín, desató ayer la polémica sobre el uso de unas instalaciones exclusivas para funcionarios ubicadas en la isla de Lazareto, en Mahón (Menorca). La dirigente socialista disfrutó este pasado fin de semana junto a sus padres de un día libre en ese complejo pese a que tiene un uso exclusivo para los funcionarios de Sanidad y está cerrado a la ciudadanía.

Los empleados públicos del ministerio gozan de unas condiciones más que ventajosas durante su estancia en la residencia: por sólo 300 euros pueden alojarse en el recinto durante 16 días en régimen de pensión completa y con los traslados en barco incluidos.

El problema estriba en que el pasado 27 de marzo, la más que probable candidata del PSOE al Congreso por Alicante en las próximas elecciones generales selló un convenio con el Consell Insular para permitir visitas guiadas al complejo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

En ese documento, ambas partes acordaron que el recinto abriría sus puertas a los ciudadanos el 15 de junio. Pero llegó ese día y continuó cerrado. Hasta hoy. El motivo, según detallaron ayer fuentes próximas a la ministra de Sanidad, es que ha cambiado el Gobierno balear y se han retrasado los trámites.

Ayer, con motivo de la reciente estancia de Leire Pajín en esas instalaciones, Esquerra-Baleares anunció que hará una batería de preguntas a la ministra en el Congreso. La formación republicana le interpelará por qué no se ha hecho efectivo el convenio, acerca de sus vacaciones en Lazareto acompañada de sus padres y reclamará la titularidad del complejo a favor del Consell de Menorca.

Fuentes cercanas a Pajín quisieron salir ayer al paso de las críticas y subrayaron que se pagó de su bolsillo tanto su estancia como la de sus progenitores. Además, destacaron que pueden demostrarlo con las facturas. «No hay ningún problema en que haya acudido a la isla a pasar un día libre», sentenciaron.

También señalaron que la titular de Sanidad estuvo hospedada en un espacio habilitado para el ministro de turno, mientras sus padres se alojaron en una habitación diferente. Tanto Pajín como su madre se dejaron ver juntas en la playa de Binibeca, en otra parte de la isla de Lazareto.

Con todo, el presidente de Esquerra-Baleares, Joan Lladó, denunció ayer que en la actualidad se está incumpliendo en la zona la Ley de Patrimonio de Baleares que establece la obligatoriedad de que se puedan realizar visitas a todos los lugares declarados BIC. El dirigente republicano reclamó además que se ponga fin a la situación «de privilegio» que afecta a esta pequeña isla balear.

El complejo

Un enclave privilegiado construido en el siglo XVIII y declarado Bien de Interés Cultural

La isla de Lazareto es algo así como un pequeño paraíso en España. Alberga una fortaleza construida en el siglo XVIII en el puerto de Mahón (Menorca) y en el año 1993 fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC). La isla pertenece al Ministerio de Sanidad y desde hace años sus funcionarios tienen la posibilidad de alojarse en la residencia por un módico precio.

El complejo se construyó en 1793 por orden del Conde de Floridablanca, ministro del rey Carlos III, y terminó de ser construido en 1817. La obra la dirigieron Manuel Pueyo y Juan Antonio Casanova y para su construcción se empleó material demolido del castillo de San Felipe. Los trabajos sufrieron un parón en 1798 continuaron en 1803, año en el que se concluyó una parte del proyecto. La residencia tiene cerca de 150 habitaciones.

Descanso

La ministra con su madre en la playa de la Binibeca

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, aprovechó su estancia en la isla de Lazareto para intentar desconectar. La dirigente socialista descansó en una tumbona junto a su madre y también se bañó en las aguas cristalinas de la playa de Binibeca.