El PP ha sellado hoy en Palma un compromiso contra la corrupción política y ha lanzado una propuesta de reforma del Código Penal para endurecer las penas por este tipo de delitos y acelerar los juicios contra los corruptos.

Durante la primera jornada de la Convención Autonómica de PP, que ha dado el pistoletazo de salida a la precampaña de los comicios del 22-M, los populares han presentado el programa electoral en el que, bajo el epígrafe "Regeneración", se recalca la necesidad de luchar contra las prácticas corruptas con la misma "firmeza" como "repulsa social levantan".

Las penas por delitos de corrupción deben ser "ejemplarizantes, proporcionadas y disuasorias", según el PP, que aboga por ampliar los plazos de prescripción de estos delitos, por endurecer las penas para las denuncias falsas y por mejorar la protección de los que denuncien prácticas corruptas o fraudulentas.

El PP quiere reiterar al PSOE su petición de hace un año para firmar un pacto contra la corrupción, que incluiría medidas como el control y la fiscalización de los ingresos de los políticos, de su patrimonio y de sus actuaciones públicas.

Sólo tres candidatos -la madrileña Esperanza Aguirre, el castellanoleonés Juan Vicente Herrera y el ceutí Juan Jesús Vivas- han faltado a la cita, donde se esperaba con expectación al presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, imputado en el "caso Gürtel".

El líder del partido, Mariano Rajoy, que clausura mañana el cónclave, ha llegado a última hora de la tarde al hotel donde se celebra la Convención y ha saludado brevemente a Camps, a quien ha visto por primera vez desde que el dirigente autonómico fuera designado candidato por su comunidad.

A la Convención han asistido, además de los candidatos, la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, y otros cargos de la dirección nacional, como la vicesecretaria de Organización y Electoral, Ana Mato, quien, sin embargo, ha tenido que marcharse por el fallecimiento repentino de su padre.

Durante su intervención, Cospedal ha aprovechado la aprobación hoy por el Consejo de Ministros de las medidas de ahorro energético para criticar las "ocurrencias extravagantes" del Gobierno, que ha definido como "110 improvisaciones a la hora", en alusión al nuevo máximo de velocidad permitido a partir del lunes.

"A algunos les hace falta menos farolas y más luces", ha comentado Cospedal en relación a la propuesta del cambio de la luminaria pública.

Ya en clave más política, la secretaria general del PP ha acusado a los candidatos autonómicos socialistas de ser "coautores" de la "nefasta" política del Gobierno y de tener "miedo" a las urnas porque no quieren perder el "sillón".

Ha lamentado que ningún dirigente autonómico o candidato se haya opuesto al "mayor recorte de derechos de la historia", como la congelación de las pensiones o la subida de impuestos a las familias y los autónomos.

"¿Dónde estaban esos dirigentes que hoy también son candidatos? Ahora parece que sólo están entre ellos para ver quién será el líder de la oposición en España", ha continuado Cospedal en referencia al debate sobre la sucesión de José Luis Rodríguez Zapatero.

Precedidos por un vídeo promocional de cada uno, han intervenido en la primera jornada diez candidatos, entre ellos Camps, quien ha asegurado que los militantes de su partido son los "mejores de España", a pesar de "un Gobierno nacional a la contra" que les ha arrebatado "todo menos la dignidad y las ganas de trabajar".

No ha ahorrado elogios a Rajoy, de quien ha dicho que encabeza un proyecto político de "grandeza", que ya está "preparado" para gobernar en España.

Otra de las intervenciones destacadas ha sido la de la candidata del PP a Asturias, Isabel Pérez-Espinosa, que ha aseverado que en su partido "se han quedado los mejores" y que formarán "el mejor equipo" para gobernar el Principado tras la decisión del exsecretario general Francisco Álvarez Cascos de abandonar a sus compañeros y fundar un nuevo partido.

Mañana, los barones del PP estamparán su firma en un manifiesto de compromiso para la próxima legislatura autonómica y lo harán antes de que su líder clausure el cónclave.