La mayoría de los integrantes españoles de la Segunda Flotilla de la Libertad a la Franja de Gaza regresarán este jueves a Madrid procedentes de Grecia, donde el barco en el que viajaban ha sido bloqueado por las autoridades helenas, para continuar desde España la presión para que la iniciativa pueda cumplir con su objetivo de romper el bloqueo israelí y llevar ayuda humanitaria a este territorio palestino.

Según ha explicado a Europa Press Alicia Alonso, una de las integrantes de la iniciativa promovida por Rumbo a Gaza, han acordado que salvo las siete personas que están en un puerto de Creta custodiando el 'Gernika' y los cuatro interlocutores que se han establecido con la Embajada española en Atenas, y tres personas de apoyo a estos, el resto de los 45 integrantes regresen a España "para hacer presión desde allá".

Alonso ha indicado que la veintena de ellos que desde el martes ocupan la Embajada española en Grecia están a la espera de una respuesta por parte del embajador, Miguel Fuertes, a una "propuesta bastante razonable" que le han hecho, si bien no ha querido avanzar ningún detalle.

Los activistas de Rumbo a Gaza habían ocupado el martes la legación diplomática para exigir a la ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, que reclame al Gobierno griego que permita a los barcos de la flotilla seguir su viaje hacia la Franja. Desde Exteriores se respondió recomendándoles que aceptaran la propuesta de Atenas de trasladar la ayuda que lleva la flotilla, junto con la ONU, hasta Gaza.