Los socialistas no invocarán al 'espíritu de Vistalegre', al menos, de momento. "¿No tiene nada que ver con la sucesión?"... "No, no", respondía este miércoles José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno. Interpretaciones y rumores aparte, lo cierto es que la Dirección del PSOE ha suspendido el gran acto de precampaña que el líder del Ejecutivo iba a ofrecer el 3 de abril en el coso madrileño, que en su día fue el punto de partida de su carrera hacia la Presidencia. José Blanco, vicesecretario general del partido, se niega a desvelar los motivos, mientras la oposición mantiene que la agrupación pretende esconder a su máximo representante.

Zapatero dice que no tiene que ver con su permanencia a la cabeza del PSOE y que la decisión le parece "bien, bien". El caso es que los socialistas han cancelado el gran acto que iban a ofrecer el 3 de abril en la plaza de toros de Vistalegre. Blanco se niega a justificar la decisión: "Cuando lo cuente, lo entenderán todo. Pero, como las estrategias no se cuentan, no se las voy a desvelar". El ministro de Fomento planifica su campaña "para ganar, no por lo que digan los periodistas", según afirmó este miércoles en los pasillos del Congreso.

Se trata de una iniciativa de Ferraz. De hecho, fue el Comité Electoral, presidido por Blanco, el que se decantó por ello. Marcelino Iglesias, secretario de Organización socialista, lo corroboró: "Tomamos la decisión conjuntamente, como es natural". No obstante, dio un paso más que sus compañeros y afirmó que el 3 de abril Zapatero tendrá un gran acto electoral en alguna comunidad autónoma "aún por determinar".

Además, añadió: "La campaña la queremos hacer municipal y autonómica (...) vamos a hacer los actos en municipios y comunidades autónomas para que nadie confunda la campaña". La idea, insistió, "es focalizarla en alcaldes y presidentes regionales".

De hecho, fuentes de la dirección del partido explicaron esto mismo a Europa Press. Según la información que transmitieron, los socialistas pretenden combatir la intención del PP de convertir los comicios municipales en unas elecciones de ámbito nacional. Agregaron motivos económicos y puntualizaron que el acto no se ha cancelado, sino que se ha "pospuesto".

El propio PSOE corroboró estas razones a través de un mensaje de texto de móvil. La dirección del partido envió el siguiente SMS a los miembros de su Ejecutiva: "Vistalegre supone un enorme esfuerzo que preferimos concentrar en actos territoriales, y esa decisión encaja en nuestra estrategia electoral, que es la de poner el foco en las elecciones de alcaldes y alcaldesas y en las de las comunidades autónomas, frente a la estrategia del PP de convertir el 22-M en una primera vuelta de las elecciones generales".

Sin embargo, los populares atribuyen unas razones bien distintas. David Pérez, portavoz del grupo en la Asamblea de Madrid, cree que existen tres causas. La primera, que "el PSOE se avergüenza de las siglas PSOE" y que "ahora mismo no puede mirar a los ojos a los ciudadanos". La segunda, que "quiere esconder a su líder, Zapatero". La tercera, que los socialistas "saben que, ahora mismo, es imposible que llenen una plaza".

Pérez recordó este miércoles que Vistalegre es un coso en el que se hicieron "grandes promesas" que no se han cumplido. A día de hoy, "nadie cree en los socialistas y nadie quiere ir a escuchar sus falsas promesas". La cancelación del acto es, a ojos de la oposición, "la constatación de que están en retirada".

Motivos económicos

Tomás Gómez, José María Barreda y Guillermo Fernández Vara corroboraron la información que dieron a Europa Press sus fuentes en la cúpula socialista y la que incluía el citado mensaje de texto. Los secretarios generales del PSOE en Madrid y Castilla La-Mancha afirmaron que se trata de una estrategia para centrar la atención de los votantes en el grado municipal y autonómico de las elecciones del 22 de mayo, mientras que su homólogo en Extremadura añadió que no son tiempos para "actos de alto costo".

La cancelación del mitin de Vistalegre es, a ojos del candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, una decisión "razonable e inteligente" para contrarrestar las intenciones populares: "El PP intenta que se hable de otras cuestiones y los socialistas queremos que los ciudadanos valoren lo que se juegan a partir del 22 de mayo, que es el Estado de Bienestar".

Éste "se asienta en las comunidades autónomas" en los cuatro pilares que Gómez repite en cada aparición pública: "La Sanidad, la Educación, la Ley de Dependencia, las Políticas Sociales o las Políticas Activas de Empleo". A su modo de ver, la atención de los ciudadanos debe centrarse en cuestiones como "quién es el alcalde de su pueblo, quién preside su región, la calidad de su centro de salud, la calidad de los hospitales, si va a tener o no escuelas infantiles, o si las universidades públicas van a ser mejores o peores".

Así, "la estrategia será que el debate resida en lo que se juegan los ciudadanos y no en otras cosas". Los altos mandos del partido le comunicaron en la noche de este martes la cancelación y los motivos. Gómez aseveró este miércoles que, más allá de esta iniciativa, "el presidente estará en Madrid y en todos los territorios en actos grandes, como corresponde".

José María Barreda, homólogo de Tomás Gómez en Castilla La-Mancha, corroboró sus afirmaciones. No sabe nada de la polémica de la sucesión de Zapatero ("sé lo mismo que ustedes") pero sí conoce el por qué de la cancelación de la cita de Vistalegre: "Es por regionalizar y territorializar la campaña". Y añadió: "Hace mucho tiempo que vengo diciendo que las elecciones de 22 de mayo son regionales y municipales. De lo que se trata es de eso".

El presidente extremeño agregó razones económicas: "No creo que sean tiempo para desarrollar actos de alto costo; son tiempos para explicar a los ciudadanos, ligados al territorio, lo que hacemos y por qué lo hacemos". Por ello, la anulación "tiene necesariamente mucho que ver con la austeridad" y "no hay trampa ni cartón". Los miembros del partido lo entienden "perfectamente".

Fernández Vara añadió que los socialistas no quieren emprender "una campaña mediática", sino "trabajar y explicar a los ciudadanos" la "oferta de futuro" que propone el PSOE. El secretario general socialista en esta comunidad agregó, en defensa del líder de su partido, que "los ciudadanos extremeños saben que se ha hecho un verdadero esfuerzo en estos años". Aludía así a las pensiones mínimas, las becas y la dependencia.