El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mostrado hoy su satisfacción por las reformas constitucionales anunciadas ayer por el Rey de Marruecos, Mohamed VI, y ha considerado que representan un "muy buen camino".

Zapatero ha hecho esta valoración en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras concluir la VII cumbre bilateral hispano-polaca, donde ha analizado con el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, los cambios democratizadores que se gestan en del Norte de África, el Magreb y Oriente Medio.

El presidente del Gobierno ha enmarcado la reforma "de largo alcance" anunciada ayer por Mohamed VI en esos cambios y la ha saludado "muy positivamente".

Se trata, ha dicho, de reformas "democráticas" que afectan al Gobierno, al Parlamento y a la Justicia y que buscan "ensanchar la representación política, para que sea el gobierno el que tenga las máximas competencias ejecutivas y que responda a la voluntad de la mayoría parlamentaria".

Con estas declaraciones Zapatero ha dado su aval al discurso que ayer dio Mohamed VI a la nación, en el que recogió varias de las demandas que habían reclamado los manifestantes que comenzaron a protestar en el país vecino el pasado 20 de febrero.

En su discurso, el monarca alauí apostó por "reforzar la posición del primer ministro en tanto que presidente de un poder ejecutivo efectivo, que asuma totalmente la responsabilidad del gobierno y de la administración pública, amén de dirigir y aplicar el programa gubernamental".