Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Roger Torrent

Roger Torrent: “La erosión al socio para tener dos escaños más limita al soberanismo”

El presidente del Parlamento de Cataluña admite que el independentismo no está en “fase resolutiva, sino acumulativa”

Roger Torrent

Roger Torrent

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, aboga por el acuerdo y el entendimiento entre ERC y JxCat en el Govern para así evitar empequeñecerse y “expulsar a la gente que se precisa para ganar”. A tono con el viraje de su partido, tras los hechos ocurridos en octubre del año 2017 y las condenas del juicio del ‘procés’, Torrent admite que el independentismo no está en “fase resolutiva, sino acumulativa”.

JxCat reclamó pactar el calendario electoral una vez Torra sea inhabilitado, nunca antes. ¿Se sintió interpelado?

Sólo había dos opciones. O el president convocaba las elecciones y nos íbamos a las urnas en 54 días o no las convocaba y se llegaba en 124. No había discusión reglamentaria, más allá de un pequeño intervalo para encajar las elecciones en un domingo porque la Ley de Presidencia dice lo que dice. La discusión era política. ¿Qué le convenía más al país, un interinaje de 54 días o uno de 124?

¿Tiene usted capacidad de incidir en el calendario?

No. El presidente del Parlament no puede disponer del tempo hacia unas elecciones. Porque eso sería secuestrar la legislatura. Si le atribuimos unas capacidades en relación al calendario electoral, ¿significa acaso que el presidente del Parlament puede decidir cuándo son las elecciones? Es absurdo. Yo creo que las negociaciones y el clima de acuerdo con JxCat han validado esta reflexión.

En su día ya alertó de posibles “improvisaciones”.

Era un riesgo, sí, y hubiera sido un grave error. Demasiadas veces se ha improvisado esta legislatura. La política requiere análisis y planificación. Creo que esta vez se están haciendo bien las cosas y seremos capaces de tener un buen acuerdo. Cuando cooperamos somos fuertes. Si usamos la represión para erosionar al socio, para tener dos escaños más, eso nos limita. Nos empequeñece porque expulsa a gente que se precisa para ganar.

"No se trata de sacar más diputados que el otro, sino de que el sumatorio independentista sea lo mayor posible"

decoration

¿Se siente el enemigo número uno de JxCat?

No. Ni las amenazas de querellas de un bando ni las campañas de Twitter del otro me han condicionado en la toma de decisiones. Tengo claro hacia dónde deben ir el independentismo y el Parlament. Si hubiera querido gustar a un determinado público, hubiera realizado otra retórica. Mis decisiones no miran cuántos retuits tendré. Buscan la efectividad, no la gestualidad.

¿Quitó usted el acta y el sueldo de diputado a Puigdemont de manera “unilateral”, como afirma él?

Yo no he quitado nada. No es mi potestad. Puigdemont y el resto de represaliados son perseguidos por el Estado. Hay que tener claro quién es el adversario. Y no es el socio.

Ha reiterado que con un 50% de voto independentista en unas elecciones no basta. ¿Se atrevería a cifrar el umbral?

Lo que he dicho es que lograr ese 50% es necesario y muy importante. Es una condición necesaria pero no suficiente. Si no se logra no se podrá avanzar. Y es un reto asumible. Es obvio que no estamos en fase resolutiva, sino acumulativa. Queremos construir mayorías inapelables. Y la fase resolutiva se producirá cuando tengamos hechos los deberes previos: gobernar bien y dirigirnos a todos los ciudadanos del país.

¿El relato de la legitimidad del 1-O es una losa para el independentismo práctico?

No. Es lo más importante que ha hecho el independentismo. Y la demostración de que es un conflicto político que requiere una solución por las urnas. Y en este camino hacia el referéndum inevitable habrá quizá acciones que no contarán con la aprobación del Estado, pero que haremos porque tendremos suficiente fuerza.

¿No es paradójico que se hable de otro pacto ERC-JxCat, con las pésimas relaciones que hay actualmente?

Es que debe realizarse sobre bases nuevas. No se pueden reproducir los vicios de esta legislatura. Deberemos abandonar la competencia e ir hacia la cooperación. No se trata de sacar más diputados que el otro, sino de que el sumatorio independentista sea lo mayor posible.

En su libro, Junqueras y Rovira subrayan que se producirá otro choque con el Estado. ¿No confían en el Gobierno?

La confianza se construye con hechos. Y con compromiso con el principio democrático. No renunciaremos nunca a que este país decida su futuro. Ni a ninguna vía pacífica y democrática para conseguirlo. La negociación es la mejor vía, pero no somos ingenuos. Nuestra obligación es conseguir que al Gobierno le salga más a cuenta pactar el referéndum que prohibirlo.

Entre los indultos, pedidos por terceros, y la reforma del delito de sedición, ¿qué elige?

El indulto puede resolver situaciones personales, pero no el conflicto político. La reforma de la sedición, que condena a 13 años de cárcel por ejercer los derechos fundamentales, no es tanto un mérito como una obligación democrática. La solución es un referéndum y la amnistía.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats