El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha abandonado la prisión madrileña de Soto del Real, en la que cumplía condena por el caso de las tarjetas "black" desde octubre de 2018, tras haber obtenido el tercer grado que le permite salir de la cárcel mediante control telemático.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional concedió el jueves este régimen de semilibertad porque Rato había cumplido desde el pasado diciembre más de un cuarto de su pena de 4 años y medio y esta misma semana fue absuelto por la salida a Bolsa de Bankia, otro de sus frentes judiciales.

El ex director gerente del FMI pidió públicamente perdón por las tarjetas "black" en el momento de ingresar en prisión, el 25 de octubre de 2018, pero siempre defendió su inocencia en la salida a bolsa de Bankia, con el argumento de que la operación contó con el visto bueno de todos los supervisores.