El Gobierno ha nombrado al actual jefe de la Armada, el almirante general Teodoro López Calderón, nuevo jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), después de la dimisión el pasado sábado del general Miguel Ángel Villarroya debido a la polémica por su vacunación contra la covid-19. En su reunión de este martes, el Consejo de Ministros dio cuenta del cese de Villarroya y escogido en su lugar a López Calderón, de 66 años.

Natural de Cartagena (Murcia), López Calderón fue nombrado jefe del Estado Mayor de la Armada (AJema) en 2017, durante el mandato de María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa, y prosiguió en ese cargo con Margarita Robles.

López Calderón saltó a la palestra el pasado noviembre, cuando respondió a la petición de Vox de establecer un bloqueo naval en Canarias para que no llegaran pateras y cayucos. Los barcos de la Armada, contestó firme, tienen la “obligación legal y moral” de rescatar a cualquier patera en situación de peligro.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, informó de su nombramiento en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, destacando su dilatada carrera en la Armada, donde ha prestado 47 años de servicio. Tiene, ha dicho, una “larga y extensa trayectoria profesional” y ha pasado por “prácticamente todos los destinos que en el Ejército son posibles, tanto en mar como en tierra”. Ello le confiere, destacó Montero, “toda la capacidad y toda la confianza del Ejecutivo para el desarrollo de esta tarea”, para la que la portavoz le ha deseado “toda la suerte en su empeño”.

Regla no escrita en el relevo

Con esta decisión, Robles respeta la regla no escrita de las Fuerzas Armadas que fija una rotación entre los dos ejércitos y la Armada en el puesto más alto de la cúpula militar. Villarroya es general del Ejército del Aire y su antecesor, Fernando Alejandre, lo era del Ejército de Tierra, por lo que este era el turno de un almirante de la Armada. Sin embargo, dado que el mandato de Villarroya como Jemad ha durado apenas un año, fuentes militares barajaban la posibilidad de que su relevo perteneciese también al Ejército del Aire.

El nombramiento del almirante López Calderón obliga a la ministra a nombrar también nuevo Jefe de Estado Mayor de la Armada. Tanto él como los jefes del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire fueron nombrados en el año 2017 por el Gobierno del PP con María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa.

La Armada será dirigida interinamente por su jefe de Personal, el almirante Fausto Escrigas, tras el nombramiento de López Calderón al frente de la cúpula militar. Así lo prevé el Real Decreto 521/2020, que establece la organización básica de las Fuerzas Armadas. El texto estipula que “cuando cualquier circunstancia” impida a los jefes de los Ejércitos de Tierra y Aire o de la Armada ejercer temporalmente el cargo serán sustituidos, “con carácter accidental”, por el oficial general en servicio más antiguo “de los que le estén subordinados en su estructura orgánica”.

Además, está sobre la mesa la posibilidad de que aproveche la ocasión para renovar también a los jefes del Ejército de Tierra y del Aire, que ocupan el cargo desde el año 2017.