Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España acoge a Brahim Gali, líder del Polisario buscado por la Audiencia Nacional

El presidente de la RASD ha sido trasladado a España por “razones humanitarias” para recibir asistencia en un hospital, admite Exteriores | El líder del Polisario está acusado de crímenes de lesa humanidad

Brahim Gali, en una foto de archivo, en los campamentos de Tinduf, en Argelia, donde vive refugiado el pueblo saharaui  | | JAVIER MARTÍN

Brahim Gali, en una foto de archivo, en los campamentos de Tinduf, en Argelia, donde vive refugiado el pueblo saharaui | | JAVIER MARTÍN

Brahim Gali, secretario general y máximo responsable del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), se encuentra hospitalizado en España tras entrar de forma ilegal en el país. Ocultó su identidad con un pasaporte diplomático con un nombre que no es el suyo para poder sortear a la justicia española, que sigue un proceso contra él por crímenes de lesa humanidad. Tras toda una jornada de informaciones contradictorias, fuentes del Ministerio de Exteriores confirmaban anoche que “el señor Gali ha sido trasladado a España por razones estrictamente humanitarias para recibir asistencia sanitaria”.

Las primeras informaciones llegaron a este periódico al punto del mediodía de fuentes de la disidencia saharaui de los campamentos de Tinduf. Aseguraban que Gali había sido trasladado a España de urgencia en estado grave desde un hospital de Argelia. Detallaban que, en concreto, estaba ingresado en un hospital en Logroño.

Tras hacerse eco de la noticia varios medios informativos, entre ellos la revista internacional Jeune Afrique, que explicaba que el motivo del ingreso de Gali es que “padece un cáncer grave”, llegaba el desmentido de la RASD. Su consejero de la presidencia, Bachir Mustafa Sayed, negaba a Efe que Brahim Gali se encontrara hospitalizado en España, asegurando que estaba ingresado en un centro médico de Argelia, donde le trataban de una infección por Covid-19 y su “evolución mejora”. La versión oficial resultó ser falsa, tal y como destapó el Ministerio de Exteriores de España al admitir la presencia de Galli en el país “por razones humanitarias”.

Un consejero saharaui difundió una versión oficial falsa que situaba a Gali en Argelia

decoration

Mientras Bachir Mustafa Sayed se afanaba en desmentir las noticias que situaban a Gali en España, las fuentes de la disidencia mantenían su versión, asegurando que el líder del Polisario había estado ausente desde hace unas semanas de la escena política en Tinduf. Asimismo, daban detalles como que el presidente de la RASD entró en territorio español utilizando un pasaporte diplomático con identidad falsa a nombre de Mohamed Benbatouch.

“La hospitalización del responsable de Polisario está rodeada de secretismo”, indicaron los disidentes, quienes aseguraban que el dirigente había abandonado hace semanas la vida política en los campamentos de Tinduf. A su vez, atribuían la utilización de una identidad falsa para entrar en España a la necesidad de "evitar ser localizado debido a la orden de búsqueda y captura emitida por un juez de la Audiencia Nacional en Madrid por su implicación en crímenes de lesa humanidad y tortura en los campamentos de Tinduf a ciudadanos saharauis que tienen la nacionalidad española", delitos presuntamente cometidos cuando era delegado saharaui en Madrid, entre los años 1999 y 2008.

El político entró en el país con pasaporte diplomático y otra identidad

decoration

La revista Jeune Afrique también mantenía su versión, bastante parecida a la de los disidentes. Asimismo, destacaba que Gali recaló en España después de un intento fallido de viajar a Alemania. De acuerdo con la publicación, llegó en un avión medicalizado procedente de Argelia tras ser rechazado en Alemania y gracias a la intervención del presidente argelino, Abdelmedjid Tebboune, que habría pedido garantías al Gobierno español de que no se le arrestaría ni juzgaría.

El dirigente saharaui Brahim Gali resultó elegido en julio de 2016 para suceder a Mohamed Abdelaziz, quien falleció el 31 de mayo del mismo año en una clínica de Estados Unidos a causa de un cáncer de pulmón, tras 40 años en el poder. Gali pertenece al ala radical del Polisario. Fue uno de los hombres de confianza de Abdelaziz y tras ser relevado de su puesto de embajador del movimiento en España pasó a ocupar el mismo cargo en Argelia (2008-2015).

Un dirigente inculpado de genocidio, asesinato, torturas y terrorismo

La última orden de búsqueda y captura que pesa sobre Brahim Gali, secretario general del Frente Polisario y presidente de la RASD, data del 15 de noviembre de 2016. Se emitió en virtud de la querella presentada por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) y tres víctimas –Saadani Maoulainine, Hosin Baida Abdelaziz y Dahi Aguai–, por la presunta comisión de un delito de genocidio, en concurso con delitos de asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones.

La demanda, interpuesta contra veintiocho miembros del Frente Polisario y altos cargos del Gobierno argelino, fue admitida a trámite en noviembre de 2012 por el entonces titular del Juzgado, Pablo Ruz. Sin embargo, desde esa fecha la causa se ha archivado en dos ocasiones por la imposibilidad de localizar a los querellados. Así, la justicia española no ha conseguido citar a Brahim Gali, para que preste declaración, porque desconocía su paradero.

Junto con Gali están citados Sidahmed Battal, Sidi Wagag, El Jalil Ahmed, Jandoud Mohamed, Abdelwodoud El Feri, Mohamed Salem Sanoussi ‘Salazar’, Taleb Haidar, Brahim Beidila, Mahjoub ‘Lincoln’, Mohamed Lamine Buhali, Edda Hmoim, Ahmedu Bad, Ali Dabba, Bachir Moustafa Sabed, Mohamed Jadad, Ahmed Salama, Molud Lehsen, Mohamed Hnya ‘Derbali’, Mohamed Ali Hnya ‘Degaulle’, Luchaa Obeld, Molud Didi, Mahfoud Hmeina Duihi ‘Ali Beiba’, Mohamed Fadeln ‘Japonés’, General Omari, Nabil Kadour, Nadim Benaser, Mahfoud y Abderraman Búho ‘Michel’.

Crisis bélica con Marruecos

La situación en la antigua colonia española es de alta tensión desde que el pasado 13 de octubre fuerzas armadas marroquíes penetraran en el paso de Guerguerat, que separa Mauritania del territorio ocupado por Marruecos en 1975, para desalojar a un grupo de saharauis que acamparon en la pista para interrumpir un tránsito de mercancías por la zona que el Polisario denuncia como ilegal. A las 24 horas, el presidente Gali, aseguró que suponía una violación del alto el fuego, consideró rota la tregua firmada en 1991 y ordenó reanudar los ataques. La tensión se redobló el pasado 8 de marzo después de que el Polisario confirmara la muerte del jefe de la Guardia Nacional saharaui, Adah El Bendir. Hace unos días los saharauis denunciaron el uso de drones israelíes por Marruecos.

Compartir el artículo

stats