Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abdulah Arabi Delegado del Frente Polisario para España

Abdulah Arabi: “La lucha saharaui no es cuestión de líderes, sino de generaciones”

“Marruecos utiliza la inmigración como chantaje en sus relaciones con España”, dice el delegado del Frente Polisario para España

Arabi, ayer, durante una visita a la fábrica de Gofios La Piña EFE / Ángel Medina

Abdulah Arabi (54 años) es delegado del Frente Polisario para España desde 2020, después de haber estado un cuarto de siglo en diferentes delegaciones del pueblo saharaui en en tres comunidades autónomas: Madrid, entre 1996 y 2008 y de 2013 y 2016, Castilla y León, entre 2008 y 2012, y País Vasco, entre 2016 y 2020. Es licenciado en Relaciones Públicas Internacionales por el Instituto Internacional de Relaciones Internacionales de La Habana, en Cuba, y trabajó durante cinco años en la Comisión Saharaui para el Referéndum (Cosar), desde donde se incorporó a la Delegación para España.

Señor Arabi, ¿cómo está la situación ahora mismo en el Sáhara, con ese conflicto que se ha recrudecido en los últimos meses?

Estamos en una fase de hostigamiento dentro de la guerra entre el ejército saharaui y el marroquí. Intentamos demostrar al mundo que los 29 años de inacción de la comunidad internacional y la violación del alto el fuego por parte de Marruecos nos ha conducido a esta situación. Si la respuesta de Naciones Unidas sigue siendo nula, lejos de ayudar a que haya una solución política, lo que van a hacer es aumentar la escalada en la región. Eso no es bueno para la región, ni para Europa, ni para Canarias. A ello añadimos ahora las consecuencias de la pandemia de la Covid-19, con lo cual es una situación realmente complicada y que necesita la urgente intervención de la comunidad internacional, pero no solo desde el punto de vista humanitario para atender a la población saharaui, sino también desde el punto de vista político para buscar una solución a este conflicto que ya dura demasiado.

¿Ha habido algún movimiento, algún acercamiento, del Gobierno de España tras el reinicio de la guerra?

Están trabajando a nivel de las Naciones Unidas, intentando que se designe un enviado especial del secretario general, que pueda llevar a las partes a sentarse a negociar. No tenemos ningún inconveniente en que haya un representante especial, pero necesitamos que tenga un perfil que le permita desempeñar su función y ser capaz de obligar a las partes a cumplir lo acordado. En ese sentido, necesitamos que España lidere esa iniciativa para que, cuanto antes, se lleve a cabo el proceso político que permita al pueblo saharaui elegir lo que quiere ser.

¿Ha visto más abierto al actual Gobierno de España que otros ejecutivos anteriores?

Se ha despertado mucha esperanza, no solo en el pueblo saharaui sino también en los simpatizantes con su causa, con el nuevo Gobierno, que se compone de partidos que se caracterizan por un posicionamiento favorable a las reivindicaciones del pueblo saharaui. Pero se ha visto con el tiempo que Marruecos marca las pautas, condiciona cualquier política de entendimiento y buena vecindad con cualquier Gobierno español a cambio de que tenga un posicionamiento tibio, rozando la complicidad, en lo que al Sáhara Occidental respecta.

“Se ha despertado mucha esperanza en el pueblo saharaui con el nuevo Gobierno español”.

decoration

En ese sentido, dijo que Marruecos usaba la inmigración como moneda de cambio para frenar esas negociaciones.

Marruecos utiliza el chantaje de una forma constante en sus relaciones con España, y uno de los elementos que usa es la inmigración, lamentablemente. Creo que España y la UE deben exigirle a Marruecos que cumpla con su compromiso en cuanto a la lucha contra la inmigración y a evitar la muerte de inocentes en el mar, porque está recibiendo muchísimo dinero para que cierre sus fronteras y dé las condiciones necesarias para que este flujo migratorio se reduzca. Marruecos no lo está haciendo y con ello pretende que se le reconozca su soberanía sobre el Sáhara Occidental, y por eso lo maneja a su antojo. Eso no se puede aceptar, mucho menos en las circunstancias actuales y en el siglo donde estamos.

Ayer salió la noticia que el líder del Frente Polisario y de la RASD, Brahim Gali, está hospitalizado en España. Usted lo ha confirmado tras haberlo negado ayer su organización, ¿cómo se encuentra su presidente?

Está en España por razones humanitarias. No podemos decir más.

Pero, ¿por qué está hospitalizado aquí?

Le deseamos una pronta recuperación y, claro, esas son cuestiones que entran en el ámbito privado y deben ser las personas afectadas las que lo digan. Solo sabemos que está hospitalizado aquí por cuestiones humanitarias y, si es por salud, le deseamos una pronta recuperación.

¿Afecta mucho, en medio de esta situación, que el líder esté hospitalizado en España y no en primera línea?

Nadie quiere que a su líder le pase algo. La vida tiene su proceso y los procesos se acaban, pero la lucha de los pueblos por su libertad e independencia, como es el caso del saharaui, es una lucha de generaciones. Que lo entiendan Marruecos y España: esto no es cuestión de líderes, sino de generaciones. Y, por tanto, los saharauis están dispuestos a continuar la lucha.

¿Qué papel ha jugado Canarias, durante los últimos meses especialmente, en el conflicto saharaui con Marruecos?

Canarias siempre ha sido una plataforma solidaria con el pueblo saharaui, lo ha demostrado en estos 45 años. Aquí nos encontramos en un terreno totalmente favorable, con una implicación de la ciudadanía, de las instituciones, de los partidos políticos, de las ONG, porque sienten de cerca lo que está pasando en la parte ocupada del Sáhara Occidental: las violaciones de los Derechos Humanos les afecta de forma directa. Hay una relación muy estrecha y de consolidación de esos lazos que siempre nos han unido. 

Compartir el artículo

stats