Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al ministro de Política Territorial y Función Pública

Miquel Iceta: "Los indultos no son borrón y cuenta nueva, pero permiten avanzar en el diálogo"

Miquel Iceta, ministro de Política Territorial y Función Pública, en su despacho, el pasado 27 de mayo.

Miquel Iceta, ministro de Política Territorial y Función Pública, en su despacho, el pasado 27 de mayo.

Miquel Iceta Llorens (Barcelona, 1960) va a tener que hacer las maletas en unas semanas. No porque abandone el Gobierno, sino porque la sede de su ministerio, el de Política Territorial y Función Pública, empezará con las obras de mejora, previsiblemente, en septiembre. El Palacio de Villamejor de Madrid sufrirá una remodelación integral durante dos años y su inquilino y su equipo se mudarán temporalmente a un inmueble cercano alquilado por el Estado. Iceta muestra satisfecho la terraza y los salones anexos a su despacho, la mesa desde la que Manuel Azaña presidía el Consejo de Ministros. Porque aquella era la sede de la Presidencia del Gobierno hasta que en 1976 Adolfo Suárez se la llevó a la Moncloa.

También el Ejecutivo se halla en plena mudanza. Porque empieza la segunda parte de la legislatura con una decisión compleja y controvertida también entre los socialistas: el más que probable indulto a los 12 condenados del 'procés'. Dice desconocer cuándo tomará el Consejo de Ministros la decisión, recalca, frente a las críticas internas, del Poder Judicial y de la oposición, que el Gobierno es el que tiene la "responsabilidad" porque, como le dijo "un muy importante dirigente conservador" en plena crisis con Cataluña, en 2017, el indulto "es la última llave" y es bueno que la tengan los ejecutivos.

En esta entrevista con El Periódico de Cataluña, en esta semana clave para el Gobierno, defiende que la medida de gracia no es la solución con mayúsculas, pero sí permitiría encauzar el conflicto en Cataluña. "Avanzar, desbrozar el camino", sostiene. Iceta confiesa no estar preocupado por las críticas internas porque está "convencido de la fuerza de la unidad de todos los socialistas" en torno a Pedro Sánchez y responde que la nueva foto de Colón y la campaña de recogida de firmas del PP es un intento del partido de "volver a las andadas cegados por su obsesión en erosionar" al Ejecutivo.

¿Merecen el indulto los condenados que no han mostrado "ni el más débil indicio de arrepentimiento", según el Supremo?

La ley del indulto, de 1870 no exige ese arrepentimiento. Cuando los condenados dicen 'lo volveremos a hacer', siempre he entendido que volverán a intentar que Cataluña sea un país independiente. 

Miquel Iceta: "Los indultos no son borrón y cuenta nueva, pero permiten avanzar en el diálogo" José Luis Roca

No creo que se vayan a saltar la ley sabiendo qué consecuencias tiene. La unilateralidad fue derrotada. Aquí solo se saltaron la ley cuando gobernaba el PP. Desde que gobierna el PSOE no ha sucedido, y estoy convencido de que no sucederá. 

Felipe González señalaba que no indultaría en estas condiciones, porque no hay arrepentimiento. 

Me quedo con lo que dijo al final. El problema aquí no es de arrepentimiento, es que uno se ha de comprometer a cumplir con la ley. Y eso está asegurado porque no creo que vuelvan a incumplirla. Y si sucediera, el Estado volvería a demostrar su fortaleza. El Estado demostró su fuerza y ahora está en condiciones de demostrar si quiere su magnanimidad.

"El Estado demostró su fortaleza y ahora está en condiciones de demostrar su magnanimidad"

decoration

El Supremo considera los indultos una "solución inaceptable". ¿No deja muy poco margen al Gobierno para hacerlo?

Respetamos la opinión del Supremo, pero no tenemos por qué compartirla. Si el Gobierno decide indultar, no está enmendando la plana al tribunal. Es una consideración política, de interés general, no jurídica.

¿Y son la oportunidad para hacer un borrón y cuenta nueva en Cataluña?

Borrón y cuenta nueva sería una amnistía, que no es el caso. Borrón no, porque lo que ha pasado ha pasado, y la gravedad de los hechos de 2017 permanecerá para siempre en la historia. Los indultos no la borran. ¿Nos permiten avanzar? Sí, pero eso no es borrón y cuenta nueva. Es desbrozar el camino.

Miquel Iceta, ministro de Política Territorial y Función Pública, durante la entrevista. José Luis Roca

¿En qué permiten avanzar?

En un diálogo que se ve dificultado mientras existan dirigentes independentistas en prisión.

¿Va a pedir el Gobierno un gesto al independentismo? Pere Aragonès ha insistido en la búsqueda de soluciones acordadas y en sus palabras no hay un solo atisbo de voluntad de saltarse la legalidad. 

Puede pedirle que afiance la estabilidad parlamentaria.

No es 'si tú me das estabilidad, yo te indulto'. Lo único que ha pedido el Gobierno es que en Cataluña haya estabilidad, disposición al diálogo y cumplimiento de la ley. Y Aragonès no está hablando de discordia, sino de concordia. 

Lo único que ha pedido el Gobierno es que en Cataluña haya estabilidad y disposición al diálogo y cumplimiento de la ley

decoration

En el PSOE hay temor al coste político y electoral de los indultos. 

Sí, pero gobernar siempre implica tomar decisiones que no todas son pacíficas o unánimes, y que pueden tener costes. Yo creo que una mayoría de españoles verá que lo que mueve al Gobierno es un objetivo que se puede compartir, que es el deseable.

¿Cuál es el punto de acercamiento en la mesa de diálogo? ¿Un nuevo Estatut?

Una profundización en el autogobierno es el camino, pero hay posiciones distintas. Lo normal sería fijarse en las prioridades en las que todos los catalanes coinciden: lucha contra la pandemia, recuperación económica, escudo social... Por ahí se pueden empezar a tejer relaciones de confianza mutua y complicidad que permitan abordar otras cosas.

Dijo que la reforma de la sedición quizá no era aconsejable porque no habría votos para sacarla adelante, ni por la derecha ni por los independentistas. 

Oportuna es. Lo que no será es viable. Si el Gobierno cree que merece la pena impulsar esa reforma, tiene perfecto derecho a proponerla. A lo que no está obligado es a que se apruebe, porque el Gobierno por sí solo no tiene mayoría suficiente.

La reforma de la sedición es oportuna, lo que no será es viable. El Gobierno está obligado a proponerla, no a que se apruebe

decoration

Si ERC y Junts rompen, ¿el PSC estaría dispuesto a apoyar a Aragonès?

Queremos de presidente a Salvador Illa. No ha podido ser, pero si ese esquema de funcionamiento fracasa, habría que replantearlo todo. Si el Govern que ha salido no es capaz de continuar, tendría que convocar elecciones.

¿No se plantean entrar en el Govern o apuntalar a Aragonès?

Él ya ha dicho que no quiere contar con los socialistas. En política, la libertad manda. Y ERC ha querido gobernar con Junts. Si eso fracasa, no tiene mucho sentido ir a otra cosa.

Compartir el artículo

stats