Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Andorra ya investigaba al testaferro de Zaplana por blanqueo

Joaquín Barceló llegó a manejar catorce cuentas bancarias con 23 depósitos, valores o cajas de seguridad vinculados

Zaplana y Barceló, en una imagen captada por la UCO.

Zaplana y Barceló, en una imagen captada por la UCO.

La justicia de Andorra ya seguía los pasos por presunto blanqueo de capitales a Joaquín Barceló, uno de los presuntos testaferros del exministro de Trabajo Eduardo Zaplana, cuando la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción 8 de Valencia dirigieron la primera comisión rogatoria al país vecino.

En un informe de la Policía de Andorra, incorporado al sumario del caso Erial, los agentes detallan la telaraña de empresas, cuentas, ingresos y reintegros que creó y protagonizó Joaquín Barceló Llorens, alias Pachano, desde 2004 hasta la actualidad, ya que algunas cuentas bancarias seguían abiertas en diciembre de 20118, la fecha que aparece en el informe policial del país pirenaico.

En lo que la policía andorrana bautizó como operación Orxata, los agentes detallan la "estructura de sociedades off shore en paraísos fiscales como Panamá con sus correspondientes cuentas bancarias en la Banca Privada d'Andorra (BPA).

Barceló aparece como titular de una cuenta bancaria (junto a su mujer e hija) en una cuenta en el BPA que movilizó 6,4 millones de euros, según la Policía de Andorra. Y como apoderado de otras tres a nombre de las empresas Plaza Fountains SA, Puncak Services SA y Adua SA.

En otra entidad bancaria andorrana, Mora Banc Grup SA otras dos empresas controladas por Barceló también tenían cuentas bancarias: Merceron Investments SA que llegó a manejar 3,4 millones de euros y Adua SA que alcanzó los 291.559,95 euros de saldo.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil también desenmarañó en un detallado informe este sofisticado entramado creado por Joaquín Barceló, amigo de juventud de Zaplana y miembro de la Peña Picarol de Benidorm, inicialmente en Andorra, pero con conexiones a través de empresas en Panamá, Holanda, Suiza y Luxemburgo.

Utilización de clientes

Para movilizar tales cantidades de dinero (que los investigadores del caso Erial calculan en 20 millones de euros), Joaquín Barceló recurría al sistema de compensación. Según detalla la Policía de Andorra, "la entidad bancaria, mediante el sistema de compensación, utiliza a clientes que hacen funciones de corresponsal o cajero automático, facilitando liquidez al cliente que desea realizar una disposición en efectivo, directamente fuera de la entidad bancaria y minimizando los riesgos, ahorrándose el peligro o la posibilidad de un control fronterizo o por carretera" al querer entrar o salir de Andorra.

En este sistema de compensación Barceló recurrió a lo mejor de cada casa. Barceló utilizó un gestor de fondos investigado por la Audiencia Nacional en la lista Falciani, la relación de 130.000 evasores fiscales que manejaba el banco británico HSBC y que el ingeniero informático Herve Falciani entregó a la justicia española, para una de estas operaciones de manejo de efectivo entre particulares para acceder a 230.000 euros en efectivo sin tener que viajar a Andorra, el 3 de enero de 2007.

Otra compensación por 72.000 euros la realizó el 15 de marzo de 2007 con Sebastián Manuel Vives Sancha, investigado en la causa de los Pujol de la Audiencia Nacional. Otros 500.000 euros en efectivos los obtuvo por compensación de una sociedad panameña a nombre de tres investigados en la operación Llauna que se investiga en Andorra por un presunto delito de "frustración de procedimientos ejecutivos de pagos".

Por último, la sociedad Adua SA protagonizó una operación de fideicomiso con Vansley International Inc (propiedad entre otros del testaferro Fernando Belhot) e investigada en Brasil en la operación Lava Jato.

Compartir el artículo

stats