Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estabilidad del Ejecutivo Central

ERC vigilará la ejecución del Presupuesto actual antes de negociar el del 2022

El Gobierno y los republicanos empiezan a esbozar el esqueleto de los presupuestos del año próximo - Unidas Podemos desoye a Sánchez y exige al PSOE incluir la reforma fiscal en el proyecto

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president, Pere Aragonès.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE), primeros de la reconstrucción pospandémica, parecen, a priori, encauzados. Los partidos del Gobierno (PSOE y Unidas Podemos) han empezado los contactos, aún preliminares, con el resto de partidos que dieron su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez, en enero de 2020. También con el que se presume el hueso más duro de roer para los socialistas, ERC, que, con sus 13 diputados, se erige como el ‘primus inter pares’ de esta amalgama de siglas que apuntalan la legislatura. Según señalaron voces diferentes de los republicanos, los contactos ya se han iniciado, pero todavía de modo informal. La negociación de verdad, con papeles y calculadora, aún no se ha iniciado.

Pero para el futuro de los Presupuestos sí que se ha producido algo todavía más importante. En una entrevista concedida a El Periódico de Catalunya, el presidente de la Generalitat y número dos de ERC, Pere Aragonès, situó un eventual pacto presupuestario en los márgenes de la negociación económica, sin contaminación del pleito político que separa a ambos gobiernos. Y es que hay mucho en juego, como los fondos europeos de reconstrucción (los Next Generation, inversiones…) Y es que, entre estos contactos informales entre el Ejecutivo y los republicanos, pero no el único, cabe reseñar la conversación de la Moncloa entre Sánchez y Aragonès en la que, también, se habló de los PGE.

La mesa y las comisiones

Con todo, aunque el camino está despejado, no está aún andado. Lo que suceda este julio, en el que se deben de reactivar las comisiones bilaterales entre Estado y Generalitat, y el análisis que se haga del grado de cumplimiento de lo pactado en los Presupuestos del 2020, ahora prorrogados. Es esta, la diferencia entre lo que se acuerda por escrito y lo que al final se ejecuta, el principal talón de Aquiles para la confianza entre los gobiernos catalán y central. Sea del color que sea cualquiera de ambos ejecutivos.

La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, echó el lunes un poco de agua al vino presupuestario, quizá como táctica negociadora y siempre sin llegar a la contradicción con el president. Así, la también portavoz del partido condicionó la negociación, más allá del contenido de las cuentas, a que la vía del diálogo para resolver el conflicto catalán siga "abierta". ”Son dos negociaciones que van en paralelo", sentenció.

Reforma fiscal sí o sí

Y dos negociaciones que se entremezclarán con las que mantengan el resto de aliados potenciales del Gobierno y entre los propios socios del Ejecutivo. En este sentido, los contactos entre el PSOE y Unidas Podemos no estarán exentos de discrepancias. La portavoz de PodemosIsabel Serra, aseguró este lunes que exigirán incluir una reforma fiscal en los Presupuestos, pese a que Sánchez ya cerró esa puerta la pasada semana. No obstante, en el partido morado insisten en que no darán su brazo a torcer y exigirán el cumplimiento del acuerdo de coalición que recoge la aplicación de un impuesto de sociedades mínimo del 15%.

En Unidas Podemos existen también ciertas dudas sobre los pasos que dará Sánchez a la hora de buscar apoyo para las cuentas públicas de 2022. El pasado verano, los morados se emplearon a fondo para dejar fuera de la ecuación a Cs. Finalmente, Pablo Iglesias logró contar con el 'sí' de ERC y EH Bildu. Este año, en la cúpula podemista hay más tranquilidad y consideran que la concesión de los indultos hace muy difícil un viaje hacia los naranjas.

Predisposición en la izquierda

Por el momento, ni los socialistas ni el Ministerio de Hacienda, encargado de las cuentas, se ha puesto en contacto con los socios que permitieron sacar adelante el presupuesto actual. Fuentes parlamentarias sostienen que no ha habido conversaciones, ni formales ni informales, para recabar los 'síes' necesarios. Aun así, fuentes de EH Bildu y de Más País señalan que tienen predisposición a negociar con el Ejecutivo.

PP y Cs se anclan al 'no' a las cuentas

En el PP dan por hecho que Sánchez sacará adelante las Cuentas, a las que votarán ‘no’, aunque no lo confirmarán hasta que los números estén echados y sean conocidos. Fuentes del equipo económico del partido señalan que, entre las halagüeñas previsiones de crecimiento y la llegada de los fondos europeos, el Ejecutivo podrá hacer “unos Presupuestos muy ideologizados” que les será imposible secundar. También en Ciudadanos descartan respaldar los Presupuestos. No repetirán el camino del año pasado, cuando tendieron su mano hasta el último minuto para negociarlos. “Con aquella experiencia y el veto que impuso Podemos y los indultos de ahora es imposible que nos podamos sentar a hablar de nada”, afirman fuentes de la dirección de Inés Arrimadas. PILAR SANTOS

Compartir el artículo

stats