Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón hace balance de sus dos años de Gobierno: "Hemos vivido el período más difícil desde la Guerra Civil"

"Somos el gobierno de la esperanza", recalca el socialista

Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias.

Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias.

El período más difícil desde la Guerra Civil pero con motivos para la esperanza y el acuerdo. Así definió hoy el presidente del Principado, Adrián Barbón, sus dos primeros años de gobierno. En el aniversario de la que fue su toma de posesión en julio de 2019 el socialista hizo hincapié en los éxitos que, a su juicio, ha cosechado su gobierno durante la gestión de la pandemia. "Estos meses hemos tomado medidas restrictivas pero también proactivas para controlar la situación", afirmó. "La respuesta sanitaria siempre fue acompañada de una respuesta social. Entre la primera y la segunda ola de contagios del coronavirus tomamos medidas contundentes que permitieron atajar la mortalidad en las residencias. Y eso es solo un ejemplo. Cuando este gobierno ha tenido que tomar medidas restrictivas, estas siempre han ido acompañadas de ayudas económicas", explicó.

Barbón insistió en su comparecencia pública en que el control de la pandemia "siempre fue lo mejor para generar mejoras económicas". En este sentido, el presidente del Principado también quiso "poner encima de la mesa" otras buenas noticias conocidas en los últimos meses como "el contrato de Santa Bárbara, que dentro de un año esté en funcionamiento la regasificadora, el rescate de Duro Felguera, el impulso de la Zalia y la llegada de Amazon a Bobes que ha significado un antes y un después en el centro de la región". Ahora es momento, aseguró Barbón, de poner el foco en los fondos que llegarán de Bruselas y que ayudarán a la reconstrucción. "Hay un gran equipo trabajando para que estos fondos marquen nuestro futuro. En este sentido el hito de la legislatura ha sido el anuncio de Arcelor Mittal que marcará un antes y un después. O cambiamos o nuestra industria muere", afirmó.

Entre los dos grandes retos que aún quedan por delante, Barbón señaló la gran reforma de la administración y el reto demográfico. "Somos un gobierno que trabaja en coalición con los ciudadanos y que hace del diálogo su bandera. Desde el inicio de la pandemia hemos recibido y contestado más de 10.000 mails en nuestra dirección de presidencia", ejemplificó. Barbón narró todos los acuerdos a los que ha llegado su partido con otros con representación en la Junta General del Principado entre los que destacó los últimos presupuestos.

"Somos un gobierno que siempre ha puesto encima de la mesa que queremos ser el gobierno de la esperanza y el que reivindica el orgullo de la asturianía", recalcó poniendo también en el horizonte objetivos como la reforma del Estatuto de Autonomía. "Tendrá una tramitación lo más rápida posible pero en todo caso mucho antes del fin de la legislatura", afirmó llamando a los partidos a no pensar "constantemente" en las elecciones el año 2023. "El éxito de que se aprueben los presupuestos de 2022 no sería del gobierno, sería de todo Asturias", enfatizó.

"En la calle siento el apoyo de muchos asturianos y asturianas que han visto que este gobierno y este presidente ha tomado decisiones aún a costa de quemarse"

decoration

Barbón hizo parte de autocrítica y reconoció que "la segunda ola del coronavirus creció exponencialmente y nos pilló desprevenidos". Además "hubo momentos en los que nos equivocamos por ejemplo diciendo que la mascarilla no era necesaria". Lo que quiso dejar claro es que "nunca me he arrepentido de ser presidente". "Di un paso adelante con el apoyo de mi partido y en la calle siento el apoyo de muchos asturianos y asturianas que han visto que este gobierno y este presidente ha tomado decisiones aún a costa de quemarse y de que le surgieran críticas", sentenció

La quinta ola

De cara al futuro más cercano. ¿Piensa el presidente tomar nuevas medidas o restricciones en el Principado ante el aumento de casos? "Esta ola no la podemos medir solo teniendo en cuenta la incidencia acumulada ni los contagios.

Ahora hay muchos contagios pero en sectores muy determinados y eso no está generando una ocupación hospitalaria. En un futuro podemos valorar el mal llamado toque de queda o cerrar los interiores. Pero no habiendo estado de alarma para que estas limitaciones se puedan aplicar necesitamos autorización judicial", enfatizó Barbón.

Compartir el artículo

stats