Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La posición de los ultras

Los agravios de Vox al colectivo LGTBI, cuya existencia niega

Abascal ya intentó echar por tierra el matrimonio homosexual y la adopción por parejas del mismo sexo

Santiago Abascal.

Santiago Abascal.

"Las sociedades pueden hacerse mejores a sí mismas. Pueden ensanchar las fronteras de la tolerancia y hacer retroceder el espacio de la humillación y la infelicidad", sentenció José Luis Rodríguez Zapatero en 2005 cuando el Congreso aprobó la ley que permitía el matrimonio homosexual. Esas fronteras, según denuncia gran parte del resto de partidos políticos y numerosas organizaciones, parecen haberse estrechado con la entrada de Vox en las instituciones, pese a que recientes encuestas sitúan a la sociedad española como una de las más plurales. El líder del partido de extrema derechaSantiago Abascal, alardea de ser un firme defensor de los homosexuales, pero ni él, ni sus diputados, ni su formación reconocen los derechos del colectivo LGTBI. Es más, ha dejado claro que niega la existencia del propio colectivo.

"No entendemos que haya un colectivo LGTBi, entendemos que haya españoles de unas ideas u otras, de una tendencia sexual u otra. A los españoles no les preguntamos sobre asuntos privados, menos aún con quién se acuestan", ha apuntado en declaraciones a Telecinco.

Contra el matrimonio homosexual

Pero los agravios o falta de reconocimiento a dicho colectivo por parte de Vox se vienen sembrando desde hace tiempo. Son numerosas las referencias en la hemeroteca al rechazo de Abascal al matrimonio homosexual, a pesar de que hace 12 años de su aprobación y siete desde que el Tribunal Constitucional tumbara el recurso del PP contra la ley. "El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer", "es esencial cambiar su nombre", dijo el presidente de Vox a comienzo de 2019 sobre las uniones homosexuales. En aquel momento, llegó a comparar el matrimonio entre dos hombres a una "unión civil" de "dos hermanas viudas, o dos amigos viudos" que quieren cuidarse "unos a otros o legar".

Además de no reconocer su derecho a casarse, Abascal también llegó a decir en 'El Hormiguero' que los niños debían ser adoptados por un hombre y una mujer, contraviniendo otro de los preceptos de la ley de 2005. "Tienen que tener preferencia a la hora de adoptar la unión de un hombre y una mujer. Ahora me dices 'hay un niño que no lo quiere nadie y lo adoptan dos homosexuales', yo les aplaudo", aseveró. Ni matrimonio, ni descendencia. Ya en su programa electoral dejan claro su preferencia por la "familia natural" como "institución anterior al Estado".

Asimismo, entre las propuestas de Vox a los comicios generales de 2019 se recogía la eliminación de otro derecho del colectivo LGTBI: la supresión de las intervenciones quirúrgicas para el cambio de género, reconocido en la Ley de Identidad de Género aprobada en 2007.

La censura parental

Los dirigentes de Vox también han cargado duramente contra las distintas normas que han concedido derechos al colectivo. El portavoz del partido en el CongresoIván Espinosa de los Monteros, aseguró en enero de 2020 que en España se ha pasado de "pegar palizas a los homosexuales a que ahora esos colectivos impongan su ley". Este mismo miércoles, el dirigente ultra ha insistido en recalcar la "tiranía ideológica del lobby LGTBI". En este sentido, Vox ha exigido recortar las leyes LGTBI tanto en Madrid como en Andalucía.

Más allá del plano puramente legislativo, el partido de extrema derecha ha cargado también contra la celebración del Orgullo LGTBI. La líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, defendió que esta fiesta, icono de la capital española, es lo contrario a lo que tiene que ser "el respeto a la persona". "No creo que para este colectivo sea bueno una visión denigrante y casi de una caricatura que muchos no comparten", sentenció. La misma dirigente arremetió duramente contra los talleres realizados en los colegios en pro de la diversidad LGTBI y enarboló el llamado pin parental que pretende que los padres puedan prohibir que sus hijos sean educados en determinados valores.

Más tranquilidad en Polonia y Hungría

Ante las acusaciones vertidas contra Vox por haber insuflado aire al movimiento homófobo, Espinosa de los Monteros ha mostrado su rechazo: "Todas las agresiones cuentan con la rotunda condena de Vox". En rueda de prensa en el Congreso, ha recordado que su partido lleva "años denunciando la degradación moral y de valores que sufre" la sociedad y ha avisado que se querellarán contra cualquier político o periodista que trate de vincularles con el incremento de la violencia homófoba.

No obstante, Espinosa de los Monteros sí ha dibujado una clara relación entre estos delitos y la población extranjera. "Gracias a esas élites izquierdistas que nos han llenado las calles de inmigrantes han subido el nivel de inseguridad", ha sentenciado. Además, previendo cualquier posible pregunta sobre el apoyo de Vox a los gobiernos de Polonia y Hungría, declarados abiertamente homófobos, ha afirmado que "los gays saben que pueden pasar mucho más tranquilamente por las calles de Varsovia, por las calles de Budapest que, desgraciadamente, por las calles de Madrid".

Compartir el artículo

stats