Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rearme del espacio

Podemos se abre a nuevas alianzas como quiere Yolanda Díaz si se afianza a IU y a los 'comuns'

La dirección morada asegura estar dispuesta a hablar de nuevos pactos si primero se trabaja en reforzar los lazos con los socios actuales

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, junto a la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra.

Podemos ha asumido el proyecto de Yolanda Díaz. En las filas moradas quieren que la vicepresidenta segunda sea su futura candidata. No contemplan otra opción. Pero, la líder gallega quiere ampliar alianzas, aunar "muchas manos plurales, mestizas y diversas". La cúpula del partido abre la puerta a esos futuros pactos con una condición: reforzar primero los lazos con IU, En Comú Podem y Alianza Verde. Fuentes de la dirección morada explican que es necesario afianzar a los actuales socios que componen Unidas Podemos para después "crecer" y evitar "contradicciones".

Medio año después de que Pablo Iglesias señalara a Díaz como la próxima candidata, la ministra de Trabajo aún no ha aceptado el encargo. Su decisión final, tampoco se espera pronto. Sin embargo, va dejando caer pistas sobre cómo quiere que sea la formación que ella encabece. Su objetivo, lleva explicando varias semanas, es "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios diferentes". Por lo pronto, parece tener la vista puesta en Compromís. En los últimos meses ha estrechado relaciones con Mónica Oltra, una de las principales figuras de la coalición valenciana.

No obstante, Díaz no tiene poder orgánico alguno -Podemos está en manos de Ione Belarra e IU de Alberto Garzón-, por lo que tiene que contar con su apoyo. Fuentes de la cúpula de Podemos aseguran nunca han estado cerrados a hablar de nuevas alianzas de cara a las próximas elecciones. Pero que, hasta entonces, hay que primar la relación con IU, En Comú Podem y Alianza Verde -el partido ecologista creado recientemente por Juantxo López Uralde-. La intención, explican, es consolidar el espacio de Unidas Podemos antes de estudiar nuevos pactos que puedan generar "contradicciones" internas.

Verstrynge, secretaria de Organización, trata de apuntalar la estructura territorial del partido impulsando la presencia de líderes nacionales en las autonomías

decoration

Unión a todos los niveles

De cara a las elecciones de 2023 -locales, autonómicas y generales-, Podemos quiere trabajar sobre todo en su relación con IU, una tarea que recaerá sobre la secretaria de Organización, Lilith Verstrynge. Ambas fuerzas caminan de la mano desde mayo de 2016, cuando Iglesias y Garzón brindaban por la unión de sus partidos, en el conocido como 'pacto de los botellines'. Con sus más y sus menos, la alianza ha funciona bien a nivel estatal. En cambio, la experiencia no ha sido la misma en el resto de niveles. En las elecciones autonómicas de 2019, ambas formaciones compitieron en siete comunidades.

La dirección morada quiere evitar que esto vuelva a ocurrir. Las mismas fuentes explican que en los últimos años la coordinación entre Podemos e IU ha sido "más por arriba", entre las direcciones nacionales, y que ahora toca extender esta idea a todos los estratos. Consideran que "lo primero" debe ser que, "de manera solida", esta alianza "funcione bien". No obstante, recalcan que esto no supone "ni la fusión ni el borrado" de Izquierda Unida en Podemos ni viceversa.

Apuntalar las bases

Otro de los asuntos pendientes de los morados antes de tantear futuros acuerdos es apuntalar la estructura territorial. El vertiginoso crecimiento del partido -en apenas cinco años alcanzaron el Gobierno- impidió que el proyecto arraigara a muchas autonomías. Prueba de ello es que desde las elecciones autonómicas de 2019, Podemos y sus distintas marcas, han perdido más de 90 diputados. Fuentes de la dirección del partido admiten que la implicación de los dirigentes nacionales en los territorios ha sido "poca" o "en clave electoral".

Evolución de Podemos en las elecciones autonómicas

Para remediarlo, Verstrynge, ha realizado varios viajes por la geografía española para tomar el pulso a las bases. Desde la cúpula de Podemos defienden que la estructura se está "consolidando", aunque la pandemia ha ralentizado los planes que puso en marcha Alberto Rodríguez, antecesor de Verstrynge en el cargo. La intención, sostienen, es estar "más tiempo" en los territorios, escuchando las demandas de los cargos autonómicos y dándoles visibilidad. El principal problema, confiesan, son las zonas rurales. ExtremaduraCastilla y LeónGalicia Castilla-La Mancha -en estas dos últimas no obtuvieron diputados en las últimas elecciones- son sitios complejos para los morados que tienen su principal electorado en las grandes ciudades.

Más allá de las reuniones de organización con cargos intermedios y de pisar fuera de Madrid, la dirección de Podemos tiene en mente algún acto que permita reunir a todos los líderes autonómicos con el objetivo de "crear identidad" e iniciar una nueva tradición respecto a la relación con los territorios.

Compartir el artículo

stats